caries incipientes
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Qué son las caries incipientes

Existe caries que no se ven a simple vista, por eso los dentistas realizamos diferentes pruebas dentales para diferenciar las manchas de las caries incipientes. En ocasiones, las manchas se asemejan a las caries por el color de ambos. Al tocarlas con el explorador, descubrimos que son duras, y es entonces cuando no deben ser manipuladas, ya que las manchas solo son cicatrices del esmalte, por decirlo de una manera sencilla, es decir, remineralizaciones del mismo que derivan en un oscuro color.

La detección de caries más complejas se verifica, además de con la utilización del gancho, con la ayuda de pruebas complementarias como las radiografías. Primero, sospechamos que existe por el cambio de color del esmalte; y después, lo confirmamos con la radiografía.

Qué son las caries incipientes

Para entender qué son las caries incipientes y cómo tenemos que tratarlas debemos tener claro qué es una carie dental. La carie dental es una enfermedad de las más frecuentes dentro de la salud bucal, que se caracteriza por ser un proceso dinámico, en el que constantemente se está desmineralizando y remineralizado nuestra superficie dental.

El hecho de que se “pique” o no, está determinado por aquellos factores que influencian las caries, como son el consumo de azúcares de nuestra dieta, una mala higiene bucal, la exposición a flúor y las propias características de los dientes y saliva de cada persona. Por ejemplo, si no tenemos un buen hábito de higiene bucal e ingerimos azúcar de manera constante, las bacterias que se adhieren a los dientes van a metabolizar los azúcares de las comidas produciendo ácidos en grandes cantidades. Estos, con el tiempo van a desmineralizar la superficie del esmalte, dando como resultado una cavidad en el diente, que es lo que se conoce como carie moderada o avanzada (dependiendo de su profundidad). Aunque, debemos saber que también existen lesiones de caries que no se ven tan fácilmente a simple vista, y son las conocidas caries incipientes.

Las caries incipientes son lesiones activas que solo involucran el esmalte dental. Si se miran con el microscopio, se observan como áreas con pérdida de minerales, como si fueran poros en la estructura, pero la superficie externa mantiene su forma. Por este motivo, cuesta tanto detectarlas porque se ven como manchas blancas que se observan al secar muy bien la superficie dental. Incluso, es muy común que las manchas blancas estén cubiertas por placa bacteriana en la parte justo previa a la encía.

En ocasiones están ocultas en las superficies que están entre dientes o en las fisuras de las muelas. Sin embargo, la buena noticia es que estas caries incipientes se pueden tratar remineralizando estas superficies, para que la caries no siga avanzando y no se acabe por formar una caries normal. Para lograr esto, es imprescindible tener un control estricto de los factores de riesgo y una buena terapia de fluorización supervisados por un odontólogo. Por eso, es recomendable hacer revisiones periódicas, para que detectar estas caries antes de que sean irreversibles.

Consejos para prevenir y eliminar las caries

Cepillarse los dientes con frecuencia

Que aparezcan caries suele ser el resultado de una higiene dental deficiente. Por tanto, lo aconsejable para prevenir las caries es cepillarse los dientes antes de que pasen 30 minutos tras comer, durante al menos 2 minutos y usando una técnica correcta (cómo lavarse los dientes). De este modo, vamos a eliminar los restos de alimentos que se han depositado sobre los dientes, minimizando la aparición de placa bacteriana. De la misma manera, también es recomendable cepillarse la lengua, ya que es donde se concentran gran parte de las bacterias que se encuentran en la boca.

Utilizar enjuague bucal

El colutorio o enjuague bucal es un líquido antimicrobiano que ayuda a disminuir el nivel de bacterias en la boca. Son especialmente recomendados los enjuagues de flúor, que previenen la caries fortaleciendo el esmalte, y haciéndolo más resistente a los ataques bacterianos. Además pueden remineralizar el esmalte, y de esta manera, eliminar las pequeñas caries incipientes.

Usar hilo dental todos los días

El hilo dental es un complemento perfecto al cepillado de los dientes, ya que ayuda a limpiar aquellas zonas interdentales, donde el cepillo no alcanza y donde es muy frecuente la aparición de la caries.

Comer fruta

Algunas frutas, como la manzana, ayudan a prevenir las caries, ya que estimulan la producción de saliva. La saliva favorece a que se deshagan los pequeños residuos de comida que se depositan entre los dientes. En cuanto a los cítricos, lo recomendable es ingerirlos en compañía de otros alimentos, ya que tener un PH muy ácido, pueden ir descomponiendo el esmalte con el paso del tiempo.

Masticar más

El masticar bien los alimentos estimula la producción de saliva, que como hemos comentado anteriormente es un antimicrobiano natural.

Comer alimentos ricos en calcio

El calcio es vital para tener unos dientes sanos y fuertes. Se encuentra, sobre todo, en productos lácteos como la leche, el queso o el yogur. Además, al comer queso, se estimula la generación de saliva por parte de nuestro organismo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?