¿Dientes grises o amarillentos y no sabes por qué?

¿Tienes o conoces algún familiar o amigo con los dientes grises o amarillentos? Esto no sucede siempre por mala higiene. Y ahora en este artículo te lo explicamos.

Realmente cuando van pasando los años, nuestros dientes van cambiando y perdiendo brillo, tonalidad y luminosidad. Esto en mayor medida es debido a nuestros hábitos y a los alimentos que consumimos a lo largo de nuestra vida. El tabaco, alcohol, las bebidas que tiñen como puedan ser el café y el té son hábitos que van haciendo que nuestros dientes tomen esas tonalidades amarillentas y de perdida de translucidez que nunca nos gusta tener y que vemos mal en el resto de personas. Suele ser de un color amarillento y no tiene por que ser falta de higiene.

Los dientes grises generalmente están afectados por otras causas y pueden responder a dos motivos claros.

Causa de los dientes grises y soluciones

Una de las principales causas de tener unos dientes grises es haber tomado en la infancia y cuando están los dientes en pleno desarrollo de crecimiento algún medicamento antibiótico con tetraciclinas. Estos antibióticos son prescritos en casos de infecciones de las vías respiratorias, ciertos tratamientos de acné juvenil y neumonía. El tono y la mayor o menor intensidad de los dientes grises estará directamente ocasionado en función de la dosis tomada por el paciente. Incluso puede llegar a que esas manchas grises se presenten en forma de rayas en el esmalte del diente con diversas tonalidades de grises. En la mayoría de estos casos, los dientes grises, se pueden neutralizar con un blanqueamiento dental profesional clínico salvo los muy rayados, oscuros e intensos. Para este último tipo de dientes, será necesario acudir a otro tipo de tratamiento como puede ser las micro carillas de composite o de porcelana. Muy naturales y brillantes y con el color deseado por el paciente.

El otro caso sería si un diente gris en particular de repente te ha aparecido en edad adulta. Esto puede ser consecuencia de un golpe, trauma dental o de una endodoncia (lo que comunmente llamamos matar el nervio). En estos casos el diente puede ir oscureciéndose poco a poco conforme pasan los días. Para tratar este tipo de casos de dientes grises, debemos realizar un blanqueamiento interno para aclarar de nuevo esa pieza dental en concreto.

La higiene dental es fundamental

El cepillado dental, la higiene bucal y el cuidarse la boca a diario, es un factor fundamental para que los dientes con el paso del tiempo no amarilleen tanto. Utiliza cepillos de dientes de dureza media-blanda y sin apretar mucho para no dañar el esmalte dental

Lávate siempre los dientes después de cada comida; es decir tres veces al día y utiliza el hilo o la cinta dental. Recuerda que como mínimo hay que cepillarse bien los dientes durante 2-3 minutos aproximadamente.

Los cepillitos interproximales son otro utensilio de máxima utilidad. Con ellos podremos acceder a la limpieza interdental y de esta manera no acumular sarro en esas zonas. Así y por consiguiente no dar ese feo tono a nuestros dientes.

No olvides nunca el cepillado dental de la noche antes de acostarte. Es el más importante de todo el día. Dedícale tu tiempo, hazlo como te hemos comentado y además termínalo con un colutorio o enjuague bucal sin alcohol.

Por último recuerda que evitando y reduciendo el consumo de vinos, alcohol, tabaco, café, té, frutos rojos, etc… mantendrás por más tiempo tu tonalidad natural y además estarás contribuyendo a tu salud en general.

Cualquier consulta al respecto de este tema u otro de la odontología, no dudes ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de hablar contigo o de responderte. Para ello puedes llamarnos al 958 25 00 00 o bien rellenando este corto formulario. Aquí siempre nos tendrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *