mal sabor de boca
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cómo solucionar el mal sabor de boca

Muchas personas sufre de un sabor extraño en la boca que puede llegar a ser desagradable, y puede ser señal de una patología grave. Para todos aquellos que sufren de mal sabor de boca les aconsejamos que acudan al especialista para una revisión, ya que se puede deber a un problema en la boca o a algún medicamento que estemos tomando.

En qué consiste el mal sabor de boca

Si estudiamos un poco cómo funciona la boca, las papilas gustativas y los nervios son los encargados de definir el sabor de la comida y la bebida. Las personas que sufren el problema de mal sabor, cuentan que sus bocas tienen un sabor metálico o amargo, parecido a chupar una moneda. Se trata de una sensación bastante desagradable que puede durar unos días o semanas, y puede aparecer y desaparecer.

Cuáles son las causas del mal sabor en la boca

Las enfermedades, los medicamentos, los suplementos y las infecciones son algunas de las causas más habituales del mal sabor de boca. La enfermedad periodontal está causada por el ataque de bacterias que destruyen el tejido de la encía y crean un gusto desagradable a menudo acompañado del mal aliento. Por otro lado, el mal sabor podría deberse a medicamentos como la tetraciclina antibiótica, medicamentos para la Gota, el litio o suplementos como multivitaminas, hierro o tabletas de calcio.

El síndrome de la boca ardiente también provoca cambios en el sabor, concretamente sabores metálicos o amargos. Esta enfermedad afecta sobre todo a mujeres en edades cercanas a la menopausia. El mal sabor y otros síntomas de la boca ardiente pueden mantenerse de la mañana a la noche, aumentar conforme avanza el día o producirse de forma intermitente.

Si el sentido del gusto desaparece, podría deberse a una infección de las vías respiratorias altas. Los resfriados, las toses y las infecciones sinusales pueden cambiar el sentido del gusto, pero el efecto es solo temporal. Además se incluye la diabetes o problemas en el riñón o el hígado y determinados cánceres como otras causas poco comunes del cambio del sentido del gusto. Otras de las causas son tratamientos de cáncer, embarazo, demencia y exposición química.

Cuál es el diagnóstico

El dentista o el médico miran el estado y el historial médicos además de otros síntomas del paciente para diagnosticar la causa del mal sabor de boca. Visite a un dentista para que localice enfermedades periodontales u otros problemas dentales.

Si sus encías están sanas, no quiere decir que el mal sabor de boca se deba a un problema médico grave. Muchos cambios en el gusto tienen causas benignas. La fuente de un sabor metálico es probablemente inofensiva si el paciente no presenta otros síntomas.

Tratamiento para el mal sabor de boca

Afrontar la causa del mal sabor de boca es el mejor tratamiento y el más obvio para hacer que el problema desaparezca. Dos limpiezas profesionales al año y el cepillado y el uso de hilo dental periódicos mantendrán a raya la enfermedad. Asimismo, enjuáguese con un enjuague bucal que proporcione 12 horas de protección frente a las bacterias que causan la gingivitis.

Como alternativa, su médico le prescribirá sustitutos de saliva, analgésicos, enjuagues anestésicos bucales para tratar el síndrome de la boca ardiente. Cuando los suplementos o tratamientos sean los causantes del mal sabor, dejar de usarlos debería resolver el problema, pero el médico puede aconsejarlo sobre la mejor medida para usted.

Un mal sabor de boca que no desaparece por sí solo o vuelve periódicamente no es algo que se pueda ignorar. Consulta al dentista o al médico para que puedan descubrir la causa y prescribirle un tratamiento si fuese necesario. Cuando el sabor desagradable desaparezca, podrá volver a disfrutar de su comida y bebida favoritas.

Antes de contarte cómo quitar el mal sabor de boca debes de tener claro que el diagnóstico es fundamental en estos casos. Debemos determinar el motivo por el que está ocurriendo esto, con el fin de ofrecerte un tratamiento de calidad, sobre todo, en casos en los que enfermedades orales o extraorales están detrás del problema.

En el caso del mal sabor de boca pasajero puedes seguir las siguientes pautas y consejos:

  • No pierdas de vista tu higiene bucodental. Cepíllate los dientes al menos dos veces al día, siguiendo una buena técnica de cepillado. Incluye en tu rutina la higiene interdental, mediante herramientas como el irrigador bucal o la seda dental. Finaliza la limpieza bucal con un buen colutorio o enjuague oral.
  • La limpieza de la lengua y la cara interna de las mejillas es fundamental. Puedes usar un limpiador lingual o el mismo cepillo de dientes para hacerlo. Realiza barridos suaves en la lengua, de atrás hacia adelante.
  • Sigue buenos hábitos alimentarios. Llevar a cabo una dieta saludable, rica en frutas y verduras es un sinónimo de salud.
  • Visita al dentista periódicamente para que examine tu sonrisa y así evitar patologías orales más graves.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?