dolor dental
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Causas del dolor dental

El dolor dental puede ser un síntoma de alguna patología grave y puede estar provocado por distintos motivos. En este artículo vamos a contar las principales causas y cuáles son las medidas que debemos adoptar para que desaparezca. 

¿Por qué se produce el dolor dental?

El dolor dental tiene su origen en un diente o en el entorno del mismo. En la mayoría de las personas, la causa más probable es una caries. Sin embargo, existen otros motivos del dolor de dientes, como los que mencionamos a continuación:

•    La inflamación o infección de las encías o de la raíz dental.
•    Un traumatismo dental.
•    Un empaste dañado.
•    Movimientos repetitivos: masticar chicle, apretar o rechinar los dientes, etc.
•    La erupción dental (durante la dentición de los niños o cuando salen las muelas del juicio en los adultos).
•    La extracción de una pieza dental.

En algunas ocasiones, el dolor puede irradiar desde otras partes del cuerpo. Por eso, el dolor de oído y la sinusitis también pueden ser la causa de un dolor de dientes.

Otras causas del dolor de dientes

Vamos a ver algunas causas un poco más complejas:

Las caries causan dolor cuando la lesión se extiende a través del esmalte dentro de la dentina. En general, aparece después de la estimulación por frío, calor, comidas o bebidas dulces, o el cepillado; estos estímulos hacen que el líquido se mueva a lo largo de los túbulos de la dentina para inducir una respuesta en la pulpa. Si el dolor no persiste una vez eliminado el estímulo, es probable que la pulpa esté sana. A esto se le llama sensibilidad dentinaria normal, pulpalgia reversible o pulpitis reversible.

La pulpitis es la inflamación de la pulpa, típicamente debida a caries avanzadas, acumulación de daño pulpar menor por arreglos previos grandes, un arreglo inefectivo o traumatismos. Puede ser reversible o irreversible. La pulpitis puede provocar necrosis por presión. El dolor puede ser espontáneo o en respuesta a la estimulación, en particular por calor o frío. En ambos casos, dura un minuto o más. Una vez que la pulpa se necrosa, el dolor se acaba (en horas o semanas). Posteriormente, aparece la inflamación periapical (periodontitis apical) o un absceso.

Después de una caries sin tratar o una pulpitis, puede aparecer un absceso periapical. El diente es exquisitamente sensible a la percusión (con una sonda odontológica o un bajalenguas) y a la masticación. Los abscesos pueden dirigirse hacia el interior de la boca y finalmente drenar, o pueden provocar una celulitis.

La pericoronitis es la inflamación del tejido entre el diente y el colgajo de encía que lo rodea (opérculo). En general, aparece en una muela del juicio que erupciona (casi siempre una inferior).

Síntomas

A menudo, el dolor dental tiene un inicio repentino. Puede ser constante o intermitente y suele agudizarse al comer o beber, en especial con alimentos muy fríos o calientes. A veces, el dolor solamente se nota al presionar la pieza dental. También puede acompañarse de inflamación de las encías, fiebre, dolor de cabeza, secreción con mal sabor de boca o mal aliento.

Prevención

Teniendo en cuenta las principales causas del dolor de dientes, la mejor prevención consiste en mantener una buena higiene bucodental. Para ello, conviene:

•    Cepillarse los dientes un mínimo de 2 veces al día con un dentífrico fluorado.
•    Utilizar hilo dental o cepillos interdentales a diario.
•    Visitar al dentista de forma regular, haciendo limpiezas profesionales cuando este lo indique.

Asimismo, conviene seguir una dieta baja en azúcares para evitar la aparición de caries.

Consejos para aliviar el dolor dental

Cuando aparece un dolor de dientes, lo más recomendable es acudir al dentista para que diagnostique la causa e instaure el tratamiento más adecuado. Por ejemplo, en el caso de las caries, puede ser necesario el empaste o la extracción de una pieza dental, o incluso una endodoncia. Del mismo modo, cuando hay fiebre e inflamación, puede ser conveniente el empleo de un medicamento antibiótico. En caso de que el dolor esté relacionado con apretar y rechinar los dientes, el especialista puede recomendar el uso de un dispositivo especial para proteger la dentadura, como una férula de descarga.

No obstante, no siempre se puede acudir al dentista de forma inmediata. Hasta que pueda visitarnos, podemos seguir una serie de pautas para aliviar o no empeorar el dolor dental:

•    Realizar enjuagues con agua tibia.
•    Usar hilo dental o cepillos interdentales para eliminar las partículas entre los dientes.
•    Si el dolor es debido a un traumatismo, aplicar una compresa fría en la parte externa de la mejilla. 
•    Hacer comidas suaves, evitando masticar con los dientes donde hay dolor.
•    No tomar alimentos muy fríos o calientes.
•    Evitar el tabaco.

Para aliviar el dolor, también se pueden tomar medicamentos analgésicos de venta libre. Existen productos anestésicos de acción local, como los sprays que contienen benzocaína. Con estos productos, que se aplican directamente sobre la zona a tratar, se consigue un efecto anestésico y calmante a los pocos minutos, que puede llegar a mantenerse durante 3-5 horas.

No obstante, conviene recordar que, en caso de que el dolor sea intenso o tenga una duración de más de 1-2 días, así como cuando haya fiebre, signos/síntomas de infección (inflamación, dolor al morder, enrojecimiento de las encías, secreción con olor desagradable) o problemas para respirar y/o tragar, es aconsejable consultar con el odontólogo lo antes posible.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?