cepillo eléctrico o manual
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cepillo eléctrico o manual, ¿Cuál es mejor para los dientes?

¿Qué es mejor para los dientes, un cepillo de dientes manual o uno eléctrico? Se trata de una pregunta muy habitual en nuestras clínicas. Junto con cómo lavarse los dientes, es uno de los factores más importantes para mantener la higiene dental. Para resolver estas dudas nuestros profesionales explican cuándo usar un cepillo eléctrico o manual.

Ventajas del cepillo de dientes eléctrico

La principal ventaja de los cepillos eléctricos es que suelen ser más efectivos para reducir la placa bacteriana, que es la causa de las muchas enfermedades bucodentales como las caries o gingivitis.

También cuando se usa un cepillo eléctrico el riesgo de abrasión del diente es menor, porque el mecanismo de control de la presión que los hace menos proclives a erosionar la superficie dental. Un mal cepillado manual, con demasiada presión sobre el diente, puede desgastar el esmalte dental.

Por otro lado, otra ventaja indirecta de utilizar de los cepillos eléctricos, es que está comprobado que las personas que los usan suelen estar entre un 20 y un 40% más de tiempo cepillándose los dientes. Este mayor tiempo de cepillado se puede relacionar con que las personas se cansan menos o están más motivadas para la higiene bucal. De hecho, algunos cepillos eléctricos de última generación incluyen una señal acústica para garantizar un cepillado de al menos dos minutos de duración, como recomiendan los profesionales.

Así que en términos generales, si se suman todos estos factores, la eliminación mecánica de toda la placa bacteriana es más fácil y se realiza mejor con un instrumento electrónico. Eso no quiere decir que todos los cepillos eléctricos sean mejores.

En cuanto a qué tipo de cepillo eléctrico es mejor, según la evidencia científica actual los que tienen un mecanismo oscilante-rotatorio son los más eficaces. Esta tecnología hace que, además de girar, el cabezal del cepillo oscile sobre el diente y vaya adoptando ángulos distintos para poder alcanzar la zona donde termina la encía y empieza el diente, que es de máxima importancia para eliminar la placa bacteriana.

A nivel general no hay ninguna contraindicación al uso del cepillo eléctrico. Hoy en día la única barrera que puede haber es de corte económico, por su precio, pero no existe ninguna barrera médica o odontológica.

Cuándo es utilizar un cepillo manual

A pesar de todo lo que hemos visto en el punto anterior, hay algunas circunstancias puntuales en las que puede ser más conveniente usar un cepillo manual. A continuación, vamos a ver las más relevantes.

La primera de ellas es tras una cirugía, cuando hay puntos de sutura en la encía o hay una zona dolorida. En estos casos un cepillo manual ultra suave permite un cepillado más delicado, donde la persona puede controlar mejor la velocidad y el cuidado con el que limpia la zona sensible.

Otro caso para usar estos cepillos de dientes es cuando la persona lleva una ortodoncia. En estas situaciones se recomienda que el paciente use un cepillo eléctrico con cuidado, porque se puede desprender un alambre o un bracket con el cepillado.

En el caso de los niños, no hay motivo por el que no puedan usar un cepillo eléctrico. Sin embargo, para conseguir una técnica del cepillado, uno de los errores frecuentes del cepillado dental, cuando son más pequeños suele hacerse con un cepillo manual, posiblemente, añade, porque hay una oferta mucho mayor de cepillos manuales adaptados al tamaño de la boca y las manos de los niños.

Cuándo es mejor un cepillo eléctrico

Por otro lado, hay casos en los que no hay duda de que el cepillo eléctrico debe ser usado por delante del manual. Por ejemplo, en los casos de las personas con discapacidad física o psíquica, que tienen problemas o limitaciones.

De la misma forma, si es un cuidador o un familiar el encargado de cepillar los dientes de una persona, no hay duda de que un cepillo eléctrico es mucho más confortable, más eficaz y más práctico para eliminar la placa bacteriana.

Consejos para usar un cepillo eléctrico o manual

A continuación, vamos a ver algunos consejos que debemos tener en cuenta:

1. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja cepillarse los dientes al menos dos veces al día y con una druación dos minutos en cada lavado.

2. S debe hacer con una pasta de dientes con flúor para prevenir las caries.

3. Como normal general, los cepillos se deben cambiar cada dos o tres meses. En el caso de los cepillos manuales de cerdas ultrasuaves el tiempo se reduce aún más. Para los eléctricos la frecuencia de cambio puede variar en función de las recomendaciones del fabricante.

4. El tiempo de cepillado es el mismo con independencia si se usa un cepillo eléctrico o manual. Para llevar la cuenta de los dos minutos los cepillos eléctricos más modernos utilizan un temporizador con el que vienen equipados, por lo que son más cómodos.

5. A lo largo de los años, los expertos han recomendado distintas técnicas de cepillado: con o sin inclinación, circular, vertical, de la encía al diente, etc, aunque ninguna ha demostrado ser mejor que otra.

6. Para garantizar un cepillado eficaz se recomienda seguir un orden específico: tener un método, empezar por un lado y terminar por otro para no olvidarse de ninguna zona.

7. Se recomienda cepillarse muy bien la lengua por la noche antes de acostarse. Esto es porque en la lengua se pueden acumular millones de bacterias que vamos eliminando de los dientes y que si no se eliminan también, será como si no nos hubiésemos limpiado los dientes.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?