blog

Blog

Sonríe con los 32 dientes

Raphael es uno de los cantantes más respetados, su disco de uranio con más de 50 millones de copias vendidas así lo acredita. Escenarios de todo el planeta se han rendido a su inconfundible voz, elegancia y estilo. Sin embargo, en 2010 el escenario de la ciudad chilena de Viña del Mar presenció además cómo el jienense perdía un diente mientras cantaba en directo. Eso sí, Raphael hizo gala de su profesionalidad y continuó cantando como si nada.

Y es que todos podemos sufrir la pérdida de un diente. Entre las causas más comunes destacan el desgaste de la dentadura causado por problemas en la mordida, la falta de higiene dental, hábitos poco saludables, problemas periodontales o los traumatismos.

Pero la pérdida de un diente supone mucho más que un inconveniente estético. Puede ocasionarnos graves alteraciones en la boca que empeorarán si no se repone rápidamente.

  • Para empezar, los alimentos dañarán la encía libre que ha dejado el diente, dificultando la masticación y provocando irritaciones.
  • Los dientes de su alrededor, tenderán a juntarse para ocupar el espacio vacío y se juntarán hasta encontrar el contacto perdido. Esto provocará que el espacio entre dientes se abra, dificultando la higiene y facilitando la acumulación de restos de comida.
  • Los restos de comida acelerarán la aparición de nuevas caries, el sarro y la enfermedad periodontal.
  • Los dientes seguirán buscando el contacto, por lo que tenderán a perder anclaje poco a poco.
  • Finalmente, el cambio de posición de los dientes acelerará su desgaste. Pero eso no es todo, porque la pérdida de dientes provocará alteraciones digestivas, ya que la trituración de los alimentos será incompleta.

Por eso, en tus clínicas Dentaden siempre recomendamos reponer cuanto antes los dientes que faltan. La rápida sustitución de una pieza evitará los tratamientos largos y costosos posteriores. Y para que pase lo que pase conserves tu sonrisa, te ofrecemos descuentos de hasta 200 euros en cada implante dental completo.

Por cierto, un operario encontró el diente de Raphael y se lo entregó a su representante.