reendodoncia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Qué es la reendodoncia y cuándo es necesaria

La endodoncia es un tratamiento enfocado a la curación de la pulpa dental, la parte más interna del diente. Se realiza cuando se ve afectada por una caries que ha logrado extenderse del esmalte, hasta esta parte interna, debemos llevar a cabo el tratamiento de conductos: la endodoncia o lo que se conoce como matar el nervio. Cuyo objetivo es salvar la pieza de la extracción. Pero en ocasiones puede fallar y es necesario hacer una reendodoncia.

Qué es una reendodoncia

La reendodoncia es el retratamiento de los conductos radiculares y se realiza cuando el tratamiento de endodoncia no ha funcionado como se esperaba. Se trata de un nuevo tratamiento para eliminar los materiales que hay en el interior de los conductos radiculares del diente y proceder a la limpieza, la conformación y el relleno de los conductos.

Por qué fracasa la endoncocia

Una reendodoncia se lleva a cabo si se da un fracaso de la endodoncia, existen diversas causas entre las cuales destacan:

  • Reinfección de estos conductos ya tratados
  • Que se haya dejado algún conducto sin tratar.
  • La existencia de conductos accesorios para los cuales hace falta realizar un tac para poderlos visualizar.
  • Cuando la endodoncia no ha llegado a “limpiar” el conducto en su totalidad dejando bacterias en el ápice de la pieza.

Cómo sabemos que ha fallado la endodoncia

Existen ciertos síntomas que nos harán sospechar que la endodoncia ha fracasado y necesitamos realizar una reendodoncia de los conductos radiculares como:

  • Persistencia del dolor
  • Inflamación de la zona tratada
  • La pieza presente sensibilidad al masticar o percusión

El hecho de realizar un retratamiento de conductos nos ofrece la posibilidad de salvar la pieza de la extracción, la reendodocia consiste en retirar el material que se había colocado en los conductos ya tratados con anterioridad y volverlos a limpiar a fin de que queden sépticos y en caso de que no se haya eliminado el nervio de alguno de los conductos se tratará el conducto que faltaba.

Una endodoncia puede fracasar por varios motivos, entre ellos tenemos:

  • Imposibilidad de eliminar los microrganismos presentes al empezar el tratamiento
  • Canales curvos o restringidos que no han sido tratados durante el procedimiento inicial.
  • Una complicación en la anatomía del canal radicular que no ha sido detectada en el primer procedimiento
  • La colocación de la corona u otra restauración se ha retrasado mucho después del tratamiento endodóntico
  • La restauración no ha impedido el contacto con la saliva en el interior del diente
  • Una nueva caries puede exponer el canal de la raíz al material del empaste o relleno y a las bacterias, causando una nueva infección en el diente
  • Una corona dental o empaste perdido, roto o desprendido pueden exponer el diente a la nueva infección
  • Un diente fracturado

Casos en los que se ha de aplicar la reendodoncia

El tratamiento de una reendodoncia está indicado en pacientes que acuden a la consulta con los siguientes síntomas:

  • Dolor que no ha cambiado o ha empeorado desde que se realizó la endodoncia (el dolor puede ser espontáneo, aparece al masticar o al morder con fuerza).
  • Antecedentes de episodios de hinchazón facial.
  • Sensibilidad a la percusión y a la palpación.
  • Presencia de un conducto sinusal supurante.
  • Reconstrucciones coronales defectuosas o perdidas, o caries activas.
  • Cuando en la radiografía se observan uno o más conductos que no han sido tratados, conductos radiculares mal obturados, y caries recurrentes que habían pasado desapercibidas.
  • Cuando se observa en la radiografía una lesión apical que no existía al iniciar el tratamiento de endodoncia.

Es importante que antes de proceder a realizar la reendodoncia, el endodoncista (dentista especialista en endodoncias) compruebe que el diente se podrá reconstruir una vez finalizado el tratamiento, que compruebe se puede acceder fácilmente a los conductos sin necesidad de recurrir a la cirugía y que el periodonto este sano y no exista movilidad de esa pieza dental.

Pasos de la reendodoncia

  1. Si el retratamiento del diente es la mejor opción, el endodoncista volverá a abrir el diente para acceder al material de relleno del conducto radicular. Si la pieza fue reconstruida con un perno o con una corona, estos deben desmontarse y retirarse para permitir el acceso a los conductos radiculares.
  2. Después de quitar el relleno se volverán a limpiar los canales y examinar cuidadosamente el interior del diente, buscando posibles canales adicionales o una anatomía inusual que requiera tratamiento. Una vez desinfectado de nuevo los canales, se procederá de nuevo a su sellado.
  3. Finalmente habrá que colocar una nueva restauración en el diente para protegerlo y restaurarlo a su función completa.Siempre que sea posible, es mejor salvar el diente. Aún así, al igual que con cualquier procedimiento dental o médico, no hay garantías por ello es importante que el odontólogo exponga las opciones y las posibilidades de éxito antes de comenzar el retratamiento.En algunos casos cabe la posibilidad de valorar la cirugía endodóntica, la cual puede recomendarse junto con el retratamiento o como alternativa.Realmente la única otra alternativa al retratamiento endodóntico es la extracción del diente, el cual tendrá que ser reemplazado con un implante, puente o prótesis parcial removible para restaurar la función de masticación y evitar que los dientes adyacentes se muevan.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?