alveolitis
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Qué es la alveolitis

La alveolitis dental, llamada también osteítis alveolar, es una enfermedad bastante dolorosa que se produce tras la extracción de una pieza dental, generalmente la muela del juicio. A continuación, vamos a verlo más en profundidad, así como las causas, síntomas y el tratamiento.

Qué es la alveolitis

La alveolitis es una enfermedad dental dolorosa que sucede después de extraer un diente permanente. La alveolitis se produce cuando el coágulo sanguíneo que hay en el lugar de la extracción dental no se desarrolla, se desplaza o se disuelve antes de que la herida haya cicatrizado.

Normalmente, cuando extraemos una pieza dental se forma un coágulo sanguíneo en el lugar. Este coágulo actúa como capa protectora sobre el hueso y las terminaciones nerviosas de la cavidad dental vacía. Además proporciona la base para el crecimiento de un hueso nuevo y para el desarrollo de tejido blando sobre el coágulo.

Como ya hemos dicho si el coágulo se disuelve o no aparece, tanto el nervio como el hueso quedan expuestos, provocando dolor intenso, no solo en la cavidad sino por todos los nervios de la mandíbula. La cavidad se inflama y puede llenarse de restos de alimentos, aumentando el dolor.

La alveolitis es la complicación frecuente en las extracciones dentales y suele aparecer entre uno y tres días después de la misma. Además de medicamentos, el dentista o el cirujano dental puede aplicar algún tratamiento complementario para aliviar el dolor.

Síntomas

Los síntomas de la alveolitis más comunes son:

  • Dolor intenso tras extracción dental y que se prolonga durante varios días
  • Pérdida total o parcial del coágulo sanguíneo en el lugar de la extracción dental. La cavidad presenta un aspecto vacío
  • Hueso visible
  • Dolor va desde la cavidad hasta los oídos, los ojos, la sien o el cuello
  • Mal aliento
  • Sabor desagradable en la boca

Tipos de alveolitis

En función de las causas, se pueden dividir en dos tipos:

  • Alveolitis seca: el alveolo no se ha llegado a formar con éxito en la cavidad que ha dejado la muela extraída.
  • Alveolitis húmeda: pese a que sí que se ha generado ese coágulo de protección, con el paso de los días se rompe, provocando la afección dental.

Causas

Aunque la causa de la alveolitis no está clara, diferentes estudios sospechan que ciertos tejidos pueden estar involucrados, entre ellos:

  • Infección bacteriana del alvéolo
  • Traumatismo en el lugar de la cirugía tras la extracción 

Tratamiento de la alveolitis

Lo más importante cuando se hace una extracción dental es el tratamiento preventivo por parte del odontólogo para que se forme el coágulo, protegiendo el alveolo de la alveolitis. Para ello realiza las siguientes acciones: limpiar el alveolo de restos, lavar el mismo y colocar una gasa impregnada, con antibiótico tópico o con analgésico. 

Además se recomienda la limpieza de la cavidad oral con enjuagues con colutorios que contengan clorhexidina. También se deberán seguir las recomendaciones del odontólogo en relación a la alimentación e ingestión de líquidos.

Si a pesar de las medidas preventivas, sufrimos una alveolitis, el tratamiento consistirá en la toma de antiinflamatorios para reducir la inflamación y el dolor. Además también se recomiendan antibióticos orales para combatir una posible infección. Por regla general, la alveolitis acabará por desaparecer en unos diez días.

Factores de riesgo

Hay una serie de factores que aumentan el riesgo de padecer la alveolitis, entre los que destacan:

  • Tabaquismo. Las sustancias químicas de los cigarrillos y el tabaco pueden impedir o retrasar la cicatrización y contaminar la herida. Cuando se aspira el humo de un cigarrillo se puede desplazar el coágulo de sangre de forma prematura.
  • Anticonceptivos orales. El alto nivel de estrógenos que generan los anticonceptivos orales pueden afectar al proceso de cicatrización, incrementando el riesgo de sufrir la alveolitis.
  • Cuidados inadecuados de la boca. No cumplir con las pautas que nos da el odontólogo sobre la higiene bucal que debemos seguir tras la intervención puede aumentar el riesgo de contraer alveolitis.
  • Haber padecido una alveolitis seca. Si hemos sufrido una alveolitis, hace que las posibilidades de volver a padecerla aumenten.
  • Infección de los dientes o las encías. Cualquier infección alrededor del diente extraído también aumenta el riesgo.

Cuándo consultar al médico

Es normal sentir cierto grado de dolor y de malestar después de una extracción dental. Sin embargo, tienes que poder controlar el dolor normal con el analgésico recetado por el dentista o por el cirujano dental, y así debería disminuir con el tiempo.

Si tienes otro dolor o este empeora en los días posteriores a la extracción dental, comunícate de inmediato con el dentista o con el cirujano dental.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?