Cuándo quitarle el chupete a tu hijo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Cuándo quitarle el chupete a tu hijo

Una pregunta muy habitual que nos realizan los padres cuando acuden a la consulta dental y que tenemos resolver casi a diario es cuándo quitarle el chupete a tu hijo. Ser padres es un reto y es mucha la información que podemos encontrar sobre todos los temas y en ocasiones contradictoria, por lo que no es fácil saber qué hacer. Como decimos, una de las más recurrentes es a la hora de retirar el chupete a los pequeños, especialmente porque la mayoría de veces se convierte en una herramienta de relax para el niño, y los momentos posteriores a la retirada del chupete suelen ser complicados. Os vamos a contar desde un punto bucodental, cuándo debemos quitarle chupete o chupón.

¿Por qué se usa el chupete?

La succión es un reflejo natural tanto del bebé cuando está en el vientre de la madre como cuando son recién nacidos. Antes de la creación del chupete, este reflejo se traducía en la necesidad del bebé de chuparse las manos o dedos.

Introducir el chupete para satisfacer este hábito de succión no nutritiva es una herramienta muy útil ya que es más higiénico que los dedos o las manos. Además aquello que succione el bebe se va a convertir en un hábito para él, y es mucho más difícil eliminar el hábito de chuparse el dedo que el de succionar un chupete porque, obviamente, el chupete podemos eliminarlo del alcance del niño, pero los dedos no.

Además, se ha visto que los chupetes tienen un efecto calmante y analgésico para el bebé. De hecho, los pediatras consideran que el chupete es un buen método para calmar el dolor de los bebés, ya que el efecto succión es muy relajante para ellos.

¿Por qué no podemos prolongar su uso?

La succión no nutritiva se considera normal durante los primeros meses de vida, ya que se asocia a la necesidad de satisfacción afectiva y de seguridad. Sin embargo, si se usa demasiado en el tiempo puede causar defectos en el desarrollo de las piezas dentales de nuestros hijos. Por tanto, es un hábito que se tiene que ir eliminando progresivamente conforme van apareciendo los primeros dientes, siendo la fecha límite los 2 años de edad. A partir de esa edad, se considera un uso demasiado prolongado del chupete si pasamos de esa edad.

Un uso excesivo puede producir secuelas como: problemas en la posición de los dientes, crecimiento incorrecto del maxilar superior y/o de la mandíbula, aparición de mordidas cruzadas, mordidas abiertas o falta de desarrollo del paladar dando lugar a paladares profundos o estrechos.

Cuándo quitarle el chupete a tu hijo

Vamos a ver una serie de consejos sobre cuándo quitarle el chupete a tu hijo:

  • Debemos escoger un chupete acorde a la edad del bebe e ir renovándolos según el tamaño de la boca.
  • Es mejor elegir una forma de tetina anatómica, ya que chupete ideal es aquel que provoca la menor apertura de la boca y ejerce la menor presión posible sobre el paladar.
  • Es muy importante no mojar el chupete en miel o en líquidos que contengan azúcar, ya que son alimentos que favorecen las caries.
  • Es aconsejable no colgar los chupetes de la ropa de nuestros hijos para conservar la higiene. Además tenerlo a mano puede aumentar su dependencia, al tenerlo más a mano.
  • Debemos cesar el uso del chupete entre los 18 y 24 meses, por las razones que hemos comentado anteriormente.

Consejos para quitar el chupete a tu bebé

Vamos a ver una serie de pautas de cómo tenemos que eliminar el chupete o chupón para nuestros niños:

1. Cambia el chupete por vasos para sorber ayudan a poner fin al hábito del chupete.

2. Habla con el niño y recuérdale que ya es mayor para usarlo

3. Pon metas al niño, como por ejemplo, que use el chupete solamente para dormir, y prémiale por conseguir esas metas.

4. La reafirmación positiva funciona bien con los niños de más de un año. Así que elogia a tu hijo cuando se comporte como un niño mayor.

5. Date tiempo para que tu hijo abandone el hábito del chupete, mejor ir poco a poco. Elige el mejor momento para él, siempre en una situación tranquila y relajada, que no coincida con cambios importantes en su vida o en la vida familiar que puedan afectarle. Si se mueven los dientes del niño, habla con el dentista y pide consejo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?