Claves de la osteointegración dental

Aproximadamente un 98% de casos tratados con implantes alcanzan el éxito con técnicas utilizadas de osteointegración dental, utilizadas para no fracasar.

¿Qué es y cuál es el origen de la osteointegración dental?

Reconocido como el proceso que consigue unir el hueso natural con el implante, forma parte importante en el tratamiento de colocación de estas piezas. Pese a ser una realidad casi cotidiana, este invento surgió en los años 50 con el descubrimiento de la osteointegración dental desarrollada en el campo de los implantes. Sus inicios, aunque han sido fortuitos, porque se produjeron durante la investigación de la cicatrización del conejo por Per-Ingvar Brånemark, mientras estudiaba cómo se soldaban en el hueso las cámaras ópticas de titanio colocadas directamente en las patas de estos animalitos y se osteointegraban con el tiempo, revelaron un hallazgo que revolucionaría la colocación de raíces artificiales de este material, ante la pérdida de piezas dentales en seres humanos.

Sin duda, supuso una investigación que permitió constatar lo que sucedía en las personas, primero implantando en los antebrazos piezas de titanio y años después, fueron probados para sustituir los dientes, durante 1965. Así surgió la rama de la implantología dental que se perfeccionó en los años 80, convirtiéndose en una especialidad odontológica con un procedimiento concreto que resuelve a la perfección la sonrisa de muchos pacientes, satisfechos con el sencillo proceso que se lleva a cabo.

Procedimiento de osteointegración y tiempo de duración

Someterse a esta técnica significa recuperar las piezas pérdidas para sonreír y adquirir de nuevo la funcionalidad en la cavidad bucal, considerando los siguientes aspectos:

1º- Comprobación de la masa ósea: Será el implántologo quien realice las evaluaciones necesarias para asegurar el éxito del injerto en el hueso con un anclaje perfecto para el implante en la zona del maxilar.

2º- Verificación del espacio disponible para la colocación: Después de la exodoncia el dentista dejará sitio para colocar la raíz dental ya sea en el molar, canino o incisivo, facilitando con ello la osteointegración dental.

3º- Evitar infecciones: Al extraer el diente existen riesgos de problemas en la región que se puede infectar cuando no se limpia correctamente, provocando el fracaso del procedimiento.

4º- TAC 3D: Ayuda a determinar el tamaño exacto del implante, posición y tipo para mejorar la cirugía con imágenes fidedignas que contribuyen a brindar la información necesaria para la operación quirúrgica.

5º- Historial clínico del paciente: Todos los datos sobre la salud general, medicación, alergias y procesos patológicos, serán claves para el dentista, quien determinará las mejores opciones para este procedimiento de osteointegración.

Practicada la intervención con las comprobaciones previas mencionadas se inicia el tratamiento con una duración estimada de 3 meses, porque a partir del primer mes de colocación de los implantes de titanio se perciben los cambios definitivos y luego del segundo mes se aprecia el contacto real de la pieza artificial con el hueso. La estabilidad total se logra en el tercer mes del procedimiento, pero finalizada la cirugía se dejan pasar unos días para fabricar la corona que se coloca devolviendo la estética a la boca y el paciente puede lucir su sonrisa recuperando todas sus funciones normales de masticación.

Sin embargo, podemos mencionar que existen algunos motivos por los cuales podrían fracasar la osteintegración dental, aunque no es habitual que se relacionen con determinadas patologías y hábitos, como pueden ser:

  • Diabetes: Porque representa un factor de riesgo cuando los implantes no son colocados por odontólogos con experiencia.
  • Fumar: Supone un problema al ralentizar la cicatrización con posibilidad de padecer infecciones.
  • Mala higiene bucal: Causa mucositis y periimplantitis, arriesgando el éxito del implante.

¡Consultando con el dentista cualquier duda resolverá correctamente el procedimiento! Para ello puedes pedir cita llamando al número de teléfono 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *