Comparativa brackets autoligables vs convencionales

La ventaja más importante entre la ortodoncia con brackets autoligables y los convencionales es la eliminación de las típicas gomitas o ligaduras metálicas. En ambos casos el fin es el mismo: mover los dientes a criterio del odontólogo especialista a través de las fuerzas ejercidas por los arcos de los aparatos, transmitiéndolo al diente a través de los brackets.

¿Brackets autoligables o convencionales?

Debemos saber y tener claro que cuando uno se pregunta… ¿Qué brackets son mejores? ¿Autoligables o convencionales?. La respuesta es la siguiente: Existen diferentes factores a considerar antes de realizar un tratamiento de ortodoncia. Y no se puede elegir al azar. Recordemos que los tratamientos de ortodoncia los realiza el ortodoncista con su experiencia y no los propios brackets que se utilicen. Los brackets son herramientas de trabajo dirigidas por el profesional para tal fin.

Es evidente que la técnica con brackets autoligables, presentan ciertas ventajas respecto a los convencionales.

Brackets autoligables estéticos

Este tipo de brackets funcionan facilitando los movimientos de las piezas dentales respecto a la ortodoncia tradicional y en la mayoría de los casos, se acorta el tiempo de tratamiento en varios meses.

Con estos brackets no se utilizan las típicas gomitas y los dientes se desplazan con unas fuerzas más ligeras. Esto hace que que en los momentos iniciales del tratamiento el paciente tenga menos molestias.

Comparando con los brackets convencionales no autoligables, este tratamiento es unos 250-350 euros más caro, pero merece la pena. Entre otras cosas por la menor duración del tratamiento y por las menores visitas a la clínica.

Diferencias entre ortodoncia autoligable y convencional

Como ya hemos comentado, la ortodoncia con brackets autoligables prescinde de ligaduras metálicas y gomitas transparentes o de colores.

En la ortodoncia convencional los brackets metálicos cementados al diente, van unidos al arco por esas gomitas y cuando el arco recupera su forma, el conjunto diente/bracket es arrastrado hasta colocarse en su sitio.

En este caso las gomitas elásticas cambian de color con el tiempo y se tiñen además de perder su fuerza y por consiguiente hay que cambiarlas a menudo. Otra diferencia es que retienen placa bacteriana y alimentos y generan mucha fricción, creando bastante fuerza entre el arco (alambre) y el bracket y obligando a realizar mayores fuerzas para mover las piezas dentales, creando presiones incómodas en la boca de los pacientes.

Evolución de la ortodoncia con brackets autoligables estéticos

En estos últimos 10 años la ortodoncia ha sufrido una revolución importante con los nuevos tratamientos ortodónticos como son la invisible, lingual o la autoligable. Esta última ortodoncia la consideramos como la futura «ortodoncia tradicional» por sus grandes ventajas para el ortodoncista y paciente con respecto a la ortodoncia metálica clásica actual.

En casi todos los casos hoy en día ya solo se colocan los brackets autoligables estéticos.

Como en otros casos, existen varias marcas de este tipo de brackets y no paran de crecer. La marca pionera de estos brackets es «Damon System». Y el sistema es el mismo en todas las marcas. El bracket en si viene con una especie de compuerta o tapita tipo clip donde se aloja el arco (alambre) sin necesidad de colocar gomitas.

Ventajas de la ortodoncia con brackets autoligables estéticos

Con la ortodoncia convencional la periodicidad de visitas es mensual para ver la evolución del tratamiento y cambiar las gomitas. En la ortodoncia autoligable, no hay que cambiar gomitas puesto que esa función la realizan las compuertas o tapitas metálicas de los brackets. Este sistema permite que las fuerzas ejercidas por el arco sean más efectivas y no requiera ajustes o controles tan regulares. Y por supuesto con la misma fiabilidad en los resultados finales.

Con el sistema autoligable el intervalo de citas y revisiones se suelen realizar cada mes y medio o incluso a veces cada dos meses, dependiendo en que fase nos encontremos del tratamiento.

Esto implica menor número de revisiones ahorrando tiempo y con la misma fiabilidad en el tratamiento. El tiempo es oro. Ahorraremos tiempo y dinero ya que cada visita extra innecesaria conlleva gastos de organización, transportes, parkings, esperas, etc…

Al final este novedoso sistema de ortodoncia, te permite finalizar el tratamiento en menor tiempo además de ahorrarte tiempo en visitas. Tendremos tiempo para utilizarlo en otras cosas personales.

La higiene bucodental es otro de los problemas a la hora de realizar un tratamiento de ortodoncia convencional. Las gomitas son realizadas con polímeros (tipo plástico) y son porosas, reteniendo mayor placa bacteriana y alimentos. Los restos de alimentos y suciedad se meten dentro y es difícil la higiene en esas zonas hasta que no se cambian las gomitas. Esto puede facilitar entre otras cosas que las encías sufran sangrado por gingivitis y tengamos mal aliento.

Los brackets autoligables son más higiénicos al no disponer de gomitas. El sistema de compuerta autocierre elimina este problema de retención y hace posible que la higiene sea mejor y más cómoda. Por supuesto no debemos dejarnos llevar por la mejor higiene del bracket y cepillémonos bien los dientes, utilizando una buena técnica y utilizando cinta y cepillos interdentales.

Para una mayor información o cita, puedes escribirnos aquí o llamarnos al teléfono 958 25 00 00. La cita es gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *