blog

Blog

Un ratón con apellido

Cuentan que a finales del siglo XIX, cuando el rey Alfonso XIII contaba ocho años de edad perdió un diente. Desde palacio, le encargaron al padre Luis Coloma escribir un cuento sobre tan sonado acontecimiento.

El padre Coloma nos presentó un entrañable ratón, probablemente heredero de la tradición francesa, dispuesto a recorrer cada noche las cañerías de Madrid despistando a los gatos para visitar  a los niños que habían perdido un diente. Según el cuento, el infante depositaba su diente debajo de la cama y el ratoncito lo sustituía por una moneda o un regalo.

Con esta fábula, su autor quería mostrar al joven rey la realidad de los niños más desafortunados.

El ayuntamiento de Madrid, le rindió un homenaje al ratoncito con una placa conmemorativa instalada en la calle del Arenal número 8, el mismo lugar en el que Coloma situó la vivienda del ratón. En la placa podemos leer: “Aquí vivía en una caja de galletas, Ratón Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el niño Rey Alfonso XIII.

El ratoncito Pérez cuenta con fama universal, aunque la tradición presenta distintas formas y particularidades en cada país. Sea como sea, este personajillo ha ayudado a varias generaciones de niños a asimilar la caída de los dientes de leche como un proceso completamente natural.

De hecho, en Dentaden consideramos que la edad infantil es el momento de aprender a cuidar la boca. Por eso, además de supervisar un correcto desarrollo y corregir posibles anomalías, nuestros dentistas infantiles asesorarán en todo momento a los más pequeños de la casa sobre las técnicas y costumbres para un buen cuidado dental.