dientes torcidos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Solución para los dientes torcidos

Tener los dientes torcidos es algo muy normal. No tener unos dientes alineados puede suponer un problema estético en personas adultas, aunque igualmente conlleva consecuencias funcionales para la boca.

La imagen de una sonrisa con las piezas dentales torcidas o en apiñamiento se asocia con frecuencia a los niños. Sin embargo, es una situación que también se da en adultos y es una razón por la que muchas acuden a una clínica dental.

En ambos casos, dentro de la Odontología, la ortodoncia es el tratamiento más indicado para corregir la posición de los dientes. Aun así, hay otras alternativas que pueden ser aptas. En este artículo vamos a explicar cómo solucionar los dientes torcidos y las causas que los provocan.

¿Por qué mis dientes están torcidos?

Es importante destacar que la mala posición puede suceder tanto con los dientes de leche como con la dentición permanente. En el caso de los primeros, es un problema que se subsana mediante ortodoncia interceptiva. Existen diferentes factores que provocan una incorrecta erupción de las piezas dentales.

Herencia genética

La causa más común es debido a la herencia genética. Si se han encontrado antecedentes familiares de falta de espacio en los maxilares o una cierta tendencia a tener los dientes torcidos, es probable que tú también los tengas así.

De hecho, los genes también juegan un importante papel en otros aspectos de la cavidad oral y la salud bucodental, como el desarrollo de enfermedades periodontales.

Muelas del juicio

Las muelas del juicio, o cordales, pueden alterar el resto de las piezas dentales.

Aunque es posible que los cordales no lleguen a erupcionar nunca -depende de cada persona-, en la mayoría de los casos no tienen el suficiente espacio para emerger en la posición correcta.

Es por eso que terminan empujando al resto de dientes, provocando su apiñamiento y descolocación.

Dientes incluidos

Los dientes incluidos, también llamados retenidos o impactados, son aquellos que no han erupcionado en el tiempo normal.

Por ello, se han quedado en el interior del maxilar de forma parcial o completa.

El diente retenido adopta una malposición y, como consecuencia, choca contra las piezas dentales adyacentes, desplazándolas de su sitio.

Aunque cualquier diente puede estar retenido, es habitual que suceda en mayor medida con los caninos, comúnmente conocidos como colmillos.

Hábitos de los bebés

Durante las edades más tempranas, los hábitos son esenciales y pueden marcar la diferencia entre tener unos dientes torcidos o rectos.

El uso del chupete puede afectar a la erupción de los dientes de leche, sobre todo en aquellos niños que siguen usándolo a partir de los 3 años de edad.

El hábito de chuparse el dedo no solo afecta a la correcta alineación de la dentadura, sino que puede generar maloclusiones, como la mordida abierta.

Consecuencias de tener los dientes torcidos

Aparte de los inconvenientes estéticos que implica tener las piezas dentales torcidas, hay multitud de consecuencias negativas para la salud bucodental.

  • En primer lugar, genera tensiones innecesarias en la mandíbula y dentadura, pues lo dientes no consiguen encajar correctamente.Como resultado, es posible que la persona sufra de dolores habituales de cabeza o cuello similares a los que tendría una persona con bruxismo.
  • Los dientes montados y apiñados dificultan sustancialmente la higiene bucal.
  • Ni el cepillo ni el hilo dental consiguen acceder a las zonas interdentarias, por lo que la acumulación de sarro podrá derivar a problemas de caries.Del mismo modo, las encías son más susceptibles de contraer enfermedades periodontales -gingivitis y periodontitis-, debido a la acumulación de placa bacteriana.Las bacterias presentes en los tejidos periodontales originan, a su vez, halitosis o mal aliento.
  • El desgaste dental es otra de las principales secuelas de los dientes torcidos.

Si las piezas no encajan entre sí debidamente, se formará cierta fricción entre ellas que terminará gastando la superficie dentaria.

  • La posición de los dientes influye enormemente en nuestra capacidad para hablar.

Sobre todo sucede en los más pequeños que están comenzando a desarrollar sus habilidades de fonética.

Si la posición de los dientes anteriores choca con la lengua, lo más probable es que un niño no consiga aprender a pronunciar los fonemas de forma correcta.

Soluciones para los dientes torcidos

Como hemos comentado previamente, existen tratamientos que corrigen eficazmente la posición de los dientes torcidos.

La ortodoncia aporta resultados muy positivos para los pacientes y devuelven la funcionalidad y estética a la cavidad oral.

Permite realizar la corrección completa de los dientes separados, con apiñamiento, y torcidos.

Existe una amplia variedad de aparatología, que incluye diferentes tipos de brackets, desde los más tradicionales hasta otros más sutiles para la persona que los lleva.

  • Brackets metálicos: es la ortodoncia más clásica y muchos pacientes optan por este tratamiento debido a su precio y funcionalidad.
  • Una opción para llevar brackets más estéticos sería decantarse por los tipo Zafiro.Se trata de un aparato dental transparente que permite mover los dientes con precisión.Son una solucIón más estética ante el problema de los dientes torcidos.
  • Por otro lado, tenemos la ortodoncia lingual.

Esta es realmente la única aparatología verdaderamente invisible, pues los brackets se colocan en la cara interior de los dientes.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Whatsapp
1
¿"Whatsappeamos"?
Hola soy Silvia de Dentaden.
¿En qué podemos ayudarte?