blog

Blog

Odontofobia o, ¿miedo al dentista?

Miedo al dentista u odontofobia.

Coulrofobia; pánico a los payasos, crometofobia; miedo al dinero o hipopotomonstrosesquipedaliofobia; terror a las palabras largas, son solo algunos ejemplos. Existen centenares de fobias más, muchas de ellas ni siquiera están documentadas científicamente.

Pero la fobia que nos ocupa es la odontofobia. Según la Organización Mundial de la salud (OMS), afecta  al 15% de la población y se caracteriza por un miedo irracional al dentista.

A veces, este miedo llega a ser tan intenso que impide al paciente acudir a la consulta. Y esto es un gran inconveniente. Debemos tener en cuenta que los tratamientos bucodentales son más sencillos y eficaces cuando el diagnóstico se realiza a tiempo. Por tanto, cuanto más pospongamos la visita, peores pueden ser las consecuencias para nuestra salud.

La odontofobia, suele reflejarse en varios síntomas físicos como insomnio, aceleración del ritmo cardíaco, temblores, náuseas y sensación de malestar general. Y es que tradicionalmente, el dentista ha sido una figura temida, en gran parte debido a la imagen creada por los medios de comunicación a través de varias series y películas. Y es que, ¿quién no ha sentido alguna vez un escalofrío al escuchar los antiguos tornos del dentista?

Una mala experiencia durante la infancia o escuchar las experiencias negativas de amigos o familiares, suelen estar detrás del problema de la odontofobia.

Afortunadamente, las nuevas tecnologías y la profesionalidad de los odontólogos, han cambiado radicalmente la percepción que tenemos de estos profesionales y hoy, la mayor parte de los tratamientos se llevan a cabo sin ningún tipo de dolor y por consiguiente la odontofobia ha disminuido. Además, en las clínicas Dentaden contamos con un gran equipo humano que asesora a cada paciente y le ayuda a superar sus miedos con un tratamiento personalizado para que la visita a nuestras instalaciones acabe siempre con una sonrisa.

Y para finalizar, solo nos queda agradecerte tu atención. Si has leído hasta aquí, seguramente es porque el tema de la odontofobia te interesa. Lo que es seguro es que no sufres epistemofobia (miedo a adquirir conocimientos nuevos).

¡Hasta pronto!