¿Cómo mejorar la sonrisa con ortodoncia invisible?

Evitar los tradicionales brackets es posible con las ventajas del innovador tratamiento de ortodoncia invisible, consiguiendo los resultados funcionales y estéticos esperados.

Sonrisas perfectas sin que se note la ortodoncia

En la actualidad, muchos pacientes optan por mejorar la posición de toda la dentadura con los procedimientos invisibles, solucionando problemas de apiñamiento y otros similares, mientras conservan el aspecto cuidado de la sonrisa sin que nadie lo perciba.

En ortodoncia estética es una alternativa muy demandada frente a otras técnicas y solicitada entre pacientes de edad adulta por ser imperceptibles este tipo de aparatos dentales que implica el uso de alineadores transparentes.

Realizados a medida aportan inmejorables condiciones para los niños o adultos que escogen la ortodoncia invisible, porque pueden retirarse para comer con comodidad y durante la limpieza oral.

Corrigen las imperfecciones con un proceso sencillo que incluye como primer paso la fabricación de los moldes, creados con programas que logran recrear la boca para planificar adecuadamente el tratamiento y obtener el mejor resultado.

El procedimiento con este tipo de férulas de descarga que son totalmente invisibles y se llevan colocadas todos los días, dependerá del dentista, quien determinará el encaje que más favorece al paciente para decidir la colocación o no de ataches en las fundas.

Gracias a estas piezas imperceptibles que serán retiradas al concluir el tratamiento, cada persona puede disfrutar de una mejor sonrisa con la ortodoncia invisible en el trabajo y los eventos sociales, durante el tiempo de corrección previsto.

Con las fundas invisibles que se pueden modificar cada 15 días en la consulta del odontólogo se enderezan los dientes, moviendo las posiciones y cambiando progresivamente la alineación.

No provocan heridas ni problemas de irritación como los brackets metálicos, asegurando un proceso seguro, práctico para realizar la higiene dental y eficiente al comprobar los cambios, evitando que el tratamiento se prolongue en el tiempo.

Claves durante el tratamiento invisible

Con las indicaciones del profesional y siguiendo sus consejos es posible garantizar unos dientes alineados, algunas claves, son:

  • Retirar los aparatos para comer y durante la higiene.
  • Limpiar con soluciones efervescentes las fundas para eliminar las bacterias.
  • Llevar retenedores después del tratamiento para no volver a las posiciones iniciales, durante el tiempo que indique el dentista.
  • Permanecer 22 horas al día con las fundas.

Otros aspectos importantes para ayudar a decidirse por la ortodoncia invisible, son los siguientes:

  • Aparatos dentales casi imperceptibles.
  • Moldes realizados con diseño 3D directamente de la boca en la consulta del especialista.
  • Adaptación total a las piezas dentales.
  • Corrección progresiva de los dientes.
  • Cambios cada 15 días durante el seguimiento del tratamiento.
  • Mayor comodidad al ser retirados con facilidad.
  • Evita daños en encías y dientes a diferencia de otros tipos de ortodoncias, como los brackets de metal o porcelana.

Resuelve problemas como los espacios entre las piezas dentales y el apiñamiento o mordida.

En pacientes que presentan complicaciones graves por maloclusión pueden recomendarse otros tratamientos, previa evaluación de las condiciones personalizadas para mejorar la corrección de la dentadura en general.

Cuando sea preciso el experto optará por una limpieza bucodental profunda que se realiza en la consulta y contribuye a evitar otras patologías, aportando una opción ideal al tratamiento que eliminará riesgos de otras afecciones dentales durante el período de alineación. Caso contrario, podría alargarse excesivamente la duración, como sucede habitualmente con la ortodoncia convencional.

Para concluir, visitando al dentista para una revisión personalizada y elaboración de los aparatos a medida, recuperamos la sonrisa sin que nadie lo note, obteniendo la estética y total funcionalidad que requiere una boca saludable. ¿Por qué no solicitar hoy la cita con el odontólogo para comenzar el tratamiento? Puedes llamarnos al teléfono 958 25 00 00 o bien pedir cita on-line haciendo click en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *