Carillas dentales. No te cubras la boca al reír

¿Qué es una carilla dental?

Las carillas dentales son finas láminas de entre 0,3 y 0.9 mm de espesor que cubren la parte frontal de los dientes unidas a un potente adhesivo especial. Se emplean, principalmente, en odontología estética para ocultar problemas y/o alteraciones de los dientes como caries, fracturas, restauraciones, cambios de color, etc.

¿Cuánto dura una carilla dental?

La duración de una carilla dental depende del tipo y los hábitos que tenga el paciente. Normalmente, duran entre 10 y 12 años aunque pueden romperse o despegarse en casos muy concretos (al morder algo duro, por ejemplo). Si se despega, simplemente se vuelve a pegar y, si se rompe, se coloca otra nueva siguiendo el mismo procedimiento.

¿Me hace falta una carilla dental?

La función de las carillas dentales es, principalmente, estética. Son una solución tanto para recuperar una sonrisa de una fractura o decoloración dental como para presumir de una nueva sonrisa perfecta. Si no te gusta tu sonrisa o tienes algún problema con algún diente; si te sientes avergonzado de tu boca y, por ende, tu confianza en ti mismo sufre, las carillas son el tratamiento estético ideal para ti.

Por otro lado, antes de colocar carillas sería ideal resolver cualquier problema de salud buco dental. En Dentaden te avisaremos si necesitas corregir algo de tu boca antes de someterte al tratamiendo de carillas dentales para que, además de una nueva sonrisa, disfrutes de una boca sana.

Tipos de carillas dentales y sus ventajas

Las carillas dentales se pueden realizar con diferentes materiales como composite, zerómeros o porcelana. Podemos encontrar carillas bajo diferentes materiales o formatos como son:

  • Carillas de Composite: Son finas láminas de un material derivado de la resina y con un grosor de 0,3 mm a 0,9 mm. Están indicadas en casos estéticos leves y requieren de revisión cada dos años aproximadamente. Se pueden colocar y quitar en una sola consulta sin reducir el diente y no suponen ningún dolor.
  • Carillas de Porcelana: son láminas muy finas hechas de porcelana cocida al horno. Proporciona resultados muy naturales y su vida útil es larga al no requerir de mantenimiento periódico; además, casi ni se notan y mantienen su color y estabilidad en ese tiempo. Generalmente, se colocan en unas 3 sesiones.

Lo mejor de las carillas es que los pacientes se olvidan de que las llevan y pueden comer, beber y hablar normalmente evitando, eso sí, morder cosas excesivamente duras. Es un tratamiento que casi no presenta inconvenientes excepto los derivados de su colocación y que hará que no puedas controlar tus ganas de sonreír. Pídenos cita al 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí y te asesoraremos y haremos un estudio exhaustivo de tu boca para que puedas lucir unas carillas «naturales» y por consiguiente unos dientes perfectos desde ya.