Motivos para cambiar el empaste de amalgama

El nivel de toxicidad es una de las principales causas para sustituir tu empaste de amalgama por productos alternativos, como composites o cerámicas que son más estéticos y seguros.

Razones importantes para cambiar tus amalgamas

En los medios se difunde desde hace varios años las consecuencias sobre la alta toxicidad y presencia de mercurio en estos empastes que contienen metal tóxico. El uso cotidiano de este producto está muy limitado para las personas, también en las reconstrucciones dentales se evita este material.

Pero, ¿qué sucede con las piezas que presentan importantes cantidades de mercurio? Nuestros dentistas en la consulta procuran reemplazar estos productos dentales en tus dientes y cambian el  empaste de amalgama por estos motivos:

  • Presencia de mercurio.
  • Problemas de estética dental.

Nuevos estudios e investigaciones científicas revelan los altos niveles de toxicidad del elemento a nivel neurológico, corroborando que en todo el mundo se descarta de las actividades humanas, entre ellas el uso en odontología.

Las amalgamas son utilizadas desde hace 150 años para el tratamiento de caries, denominados entonces como “empastes de plata”. Desde las décadas del 70s y 80s aumentaron los postulados científicos que recomendaban no usar este material por el alto riesgo de intoxicación y envenenamiento que podía provocar.

En odontología se desarrollaron diferentes técnicas a partir de estas conclusiones, buscando reconstruir dientes libres de amalgamas, evitando la exposición del paciente a estos problemas de salud.

La composición de las reconstrucciones dentales con cantidades de zinc, estaño, plata y mercurio en bajas proporciones, representan cantidades significativas para identificar como peligroso este compuesto.

Estudios recientes han demostrado que existe correlación entre el número de empaste de amalgama de las personas y los niveles encontrados en sangre y orina.

El uso y eliminación de estos productos con mercurio están desaconsejados también por la OMS, donde se incluyen este tipo de empastes. Este metal en tu boca resulta tóxico porque se evapora a 25°C, cuando bebes café o té a temperaturas que pueden llegar a 60ºC, liberando el vapor que puede exponerte a este proceso nocivo.

¿Qué consecuencias conlleva esta exposición al mercurio?

Los problemas de salud que puede ocasionaros esta inhalación de vapor afectan directamente a tu aparato digestivo, riñones, pulmones, sistema inmune y nervioso. En mujeres embarazadas especialmente el metal puede ocasionar problemas a nivel neurológico al feto.

Actualmente la Unión Europea estudia prohibir el mercurio debido al impacto elevado que genera para el medio ambiente, mientras países como Dinamarca, Suecia y Noruega desde 2008 ya aplican esta restricción.

¿Cómo cambiar las amalgamas por otros empastes?

Nuestros dentistas recomiendan siempre reemplazar tu antiguo empaste de amalgama, realizando una reconstrucción totalmente estética y saludable sin metales. Visitando la consulta podemos evaluar tu salud oral y aconsejar las opciones personalizadas que requieres.

El cambio se realiza siguiendo protocolos estrictos para extraer las viejas amalgamas y evitar tu exposición a los vapores del mercurio, sustituimos por otros materiales como:

  • Resina
  • Composite
  • Cerámica

Estos productos alternativos os permiten mejorar la belleza de los dientes y aumentar la seguridad, para mantener una buena salud oral y general.

El recambio es aconsejado por muchos expertos para evitar la exposición del paciente, también del profesional que realiza el procedimiento al cambiar generalmente por materiales, como el composite realizado a base de resinas.

El riesgo del mercurio es innecesario cuando existen otras alternativas seguras, capaces de cumplir las mismas funciones a nivel estético y garantizar la reconstrucción de tus dientes afectados con la misma dureza que las amalgamas.

Nos preocupamos por la salud de nuestros pacientes, diagnosticando el cambio que necesitáis para mantener el buen estado bucal y mejorar la imagen de tus dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *