Factores de riesgo de los implantes dentales

El implante es la mejor solución para reponer una pieza perdida, pero debemos de cuidar nuestra salud bucodental para evitar factores de riesgo de los implantes dentales.

Sabemos que perder un diente nos puede afectar a nuestra estética. Pero sobre todo puede ser un gran problema para nuestra boca debido a que se ve afectada la función masticatoria. Para ello la gran mayoría de pacientes hoy día recurren a la implantología dental.

La implantología dental consiste en colocar en los huesos maxilares unas estructuras de titanio a modo de tornillo quirúrgico. Estas estructuras (implante dental) sustituyen a la raíz del diente y hacen de soporte para colocar la corona dental a través de un pilar y/o aditamento. En principio es la mejor opción de sustituir un diente perdido. Recuperando la funcionalidad de la boca y la propia estética ya que las coronas son realizadas con unos materiales que dotan a éstas de una alta naturalidad.

Independientemente la colocación de implantes dentales requiere de experiencia y profesionalidad. Aún así recordemos que pueden existir algunos efectos secundarios que detallamos a continuación.

¿Cuáles son los factores de riesgo de los implantes dentales?

Por lo general los factores de riesgo de los implantes dentales suelen estar relacionados directamente con la mala higiene bucodental. El consumo de tabaco y alcohol, enfermedades sistémicas, enfermedad periodontal, estar con sesiones de radioterapia, diabetes, osteoporosis, etc. también son factores de riesgo a tener en cuenta.

  • La higiene bucal es fundamental. Tanto para bocas con implantes o sin ellas, la higiene bucal debe de ser siempre un factor importantísimo a tener en cuenta. La acumulación de placa en la zona de los implantes afecta directamente a los tejidos y mucosas que rodean éste; provocando la inflamación de la zona y la posible pérdida de los mismos.
  • El consumo del tabaco o alcohol es uno de los factores más importantes en la pérdida de un implante. El tabaco provoca vasoconstricción y por tanto acelera la pérdida de hueso. Pudiendo tener una enfermedad periodontal importante. Además estos malos hábitos retrasan siempre la cicatrización y favorecen también la pérdida de hueso.
  • A los pacientes con enfermedades sistémicas es necesario, antes de colocar implantes dentales, hablar con su médico de cabecera; para analizar el caso y estudiar un plan de tratamiento adecuado a su enfermedad y que pueda ser compatible con ella. De este estudio dependerá el éxito en la colocación de estos implantes.
  • Cuando la enfermedad periodontal existe en el paciente antes de ser colocado el implante, es necesario, si no lo está, controlarla regularmente por el profesional odontólogo especializado. Ya que corre riesgo ese implante de verse afectado por una periimplantitis. La inflamación del tejido que recorre el implante con la consiguiente pérdida de hueso, movilidad y pérdida del implante. En este caso habría que dejar pasar un tiempo prudencial para la regeneración de ese hueso y justo después volver a colocar otro nuevo implante.

Efectos secundarios después de colocar implantes dentales

Como cualquier acto quirúrgico, después de colocar uno o varios implantes dentales, es posible que aparezcan algunos efectos secundarios y que por lo general se deben tomar unas pautas a seguir. De este modo suelen evolucionar con total normalidad.

  • La inflamación o edema de la zona tratada quirurgicamente suele ser el principal efecto secundario. Para ello lo controlaremos con la aplicación de frío en la zona afectada, con unas bolsas especiales de gel helado y la prescripción de antiinflamatorios durante unos días. De este modo, evitaremos factores de riesgo de los implantes dentales.
  • Es posible también encontrarnos con ligeros moratones en la cara (zona intervenida). Es una respuesta normal del cuerpo humano a una intervención quirúrgica. Generalmente suele ir acompañado de una sintomatología dolorosa y que con la prescripción de analgésicos puede ser controlada sin ningún problema.
  • Por último es imprescindible para que no se infecte la zona, llevar una perfecta higiene bucal; seguir las pautas escritas por tu dentista para finalizar el tratamiento con garantías de éxito y no sufrir en ningún momento por una intervención que no tiene por que dar ningún problema.

Para cualquier duda, aclaración o información, recuerda que nos tienes a golpe de click o de teléfono. Encantados estaremos de atenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *