blog

Blog

¿Dientes amarillos aunque te los laves bien?

Tener una correcta higiene bucal y usar dentífricos blanqueantes no son suficientes para dejar de tener unos dientes amarillos.

¿Por qué se ponen los dientes amarillos pese a tener una correcta higiene bucal? Con el paso del tiempo, el esmalte dental, la capa más superficial del diente, se desgasta y va dejando ver a la dentina (la parte interna), que tiene un color amarillento.

Aunque el factor del tiempo es uno de los principales motivos de los dientes amarillos, el siguiente causante es el estilo de vida, como los hábitos de la alimentación, ya que hay bebidas y comidas que tiñen los dientes, tales como el té, el café, el vino o los aderezos como vinagre de módena o el ketchup. Otros causantes de los dientes amarillos y que perjudican el brillo natural de los mismos son los cítricos, ya que erosionan el esmalte y lo vuelven más poroso, dejando así el paso de los diversos tintes de los alimentos.

Aunque, sin duda, otro hábito y el más nefasto de todos y el mayor causante de los dientes amarillos es el tabaco, ya que aparte de los problemas de salud que provoca en la boca y en el organismo, mancha los dientes con un tono amarillento a causa del alquitrán y la nicotina.

Y por último, una higiene deficiente y un exceso de flúor durante la formación de los dientes acaba por hacer que los dientes amarillos luzcan su mejor cara. Por tanto, se debe tener especial precaución durante la formación de los dientes, ya que los niños deben usar pastas dentales específicas que contengan bajas concentraciones de flúor.

También, los fármacos, como las tetraciclinas, que se incorporan a la estructura mineral del diente y alteran su color natural dándole un tono amarillento, grisáceo y marrón.

Aún así, y para solucionar tus dientes amarillos, siempre podremos recurrir a los tratamientos estéticos de Dentaden para tener unos dientes blancos naturales y con un aspecto saludable. Tan solo tienes que pedirnos cita por teléfono al 958 25 00 00 u on-line haciendo click aquí.

Fuente: http://www.ideal.es/