¿Cómo conseguir una sonrisa perfecta?

Para conseguir una sonrisa perfecta debemos comenzar con tener una buena salud bucal. Realizando unas rutinas diarias como mantener una buena higiene con los dientes limpios sin restos de alimentos, boca con buen aliento, encías con buena tonalidad, sin sangrado y por último un control periódico junto a una alimentación sana y equilibrada.

Consejos y claves para mantener una sonrisa perfecta

El primer consejo y de los más importantes para mantener una sonrisa perfecta es realizar una técnica de cepillado excelente. Para ello es necesario llegar a limpiar absolutamente todas las superficies de los dientes. Las caras externas y las caras internas o linguales. El cepillado tiene que hacerse meticulosamente desde los márgenes de la encía hacia el final del diente.

La limpieza dental debe hacerse siempre sin ejercer una excesiva presión, que sea cómoda para el paciente y que no dañe ningún tejido. Para ello debemos de saber que la mejor forma de cepillado es la conocida como «Técnica de Bass». Esta técnica se realiza colocando el cepillo dental en un ángulo de 45º, haciendo que los filamentos del cepillo, al cepillarnos, penetren en la encía ligeramente. Recordar que esta técnica debe ser también realizada suavemente sobre la encía para retirar posibles restos de alimentos y bacterias depositadas en la misma.

A la hora de elegir un cepillo dental es preceptivo buscar uno con el cabezal pequeño para que el acceso sea más sencillo y llegar a las zonas más estrechas de la cavidad bucal.

La dureza del cepillo a elegir para una boca sana, deberá ser de dureza media junto a una pasta dental fluorada para proteger el esmalte dental de las posibles caries. La concentración mínima de flúor en adultos tiene que ser de 1500 ppm.

Otro aspecto importante es la periodicidad de estas higienes dentales para eliminar por completo el biofilm o placa bacteriana. Generalmente con tres veces al día, 15 minutos después de las comidas, es suficiente y la durabilidad de cada cepillado debe comprender entre 3-4 minutos aproximadamente. Estudios científicos demuestran que hasta ese tiempo la placa bacteriana no se elimina eficazmente.

Para que la efectividad en el cepillado sea óptima, debemos de cambiar el cepillo dental cada tres meses aproximadamente ya que con el paso del tiempo los filamentos pierden forma y su función en el cepillado deja de ser buena. Si los filamentos del cepillo se abren o deforman antes de esos tres meses, deberemos de ejercer menor presión a la hora de realizar nuestro cepillado.

Además de todo lo anteriormente escrito, debemos considerar la limpieza interproximal o limpieza entre los dientes, ya que todas estas zonas representan un 40% del total de la superficie dental. Utilizaremos cepillos interproximales o bien, hilo, cinta o seda dental para la limpieza interdental por lo menos una vez al día.

Importantísimo también llevar un estilo de vida saludable, realizando habitualmente deporte y llevando una dieta sana.

Entendemos por una dieta sana y equilibrada, el consumo abundante de frutas y verduras y que a su vez sirve para una buena salud bucodental, previniendo  caries dentales y otros tipos de afecciones bucales. Este tipo de alimentos combaten el biofilm, ayudando a la disminución de la placa bacteriana.

La goma de mascar o chicles sin azúcar son también interesantes a la hora de la higiene buco dental. Nunca sustituyen al cepillado pero nos benefician en el aumento de la saliva y por consiguiente ésta evita la aparición de bacterias.

Vigilar la alimentación es muy importante. Evitar siempre comidas muy calóricas y azucaradas. Al igual que las bebidas, debemos tener en cuenta que los refrescos azucarados contienen también unos ácidos que desgastan el esmalte dental, provocando caries y sensibilidad dental. El vino, café, té o similares tienen el problema añadido de teñir el esmalte dental. Por lo tanto aconsejamos no abusar de este tipo de bebidas para mantener una sonrisa perfecta.

Los hábitos no saludables como pueden ser el tabaco y el alcohol son agentes nocivos y bastante agresivos también para nuestros dientes.

El tabaco debilita los tejidos de la cavidad bucal, provocando retracción de la encía y posibles enfermedades periodontales hasta incluso poder perder los dientes, manchas en las piezas dentales y aumento del riesgo en padecer un cáncer oral.

Alimentos interesantes para nuestros dientes son los productos lácteos como la leche y el yogurt natural sin azúcar ya que contienen calcio, vinamina D y fosfatos que nos aportarán minerales para ayudar a nuestra salud bucal. El consumo de calcio nos protege y contraresta los ácidos que atacan a nuestro esmalte dental.

Por último recordar siempre acudir a una revisión dental cada seis meses y como mínimo una vez al año para mantener la salud dental en perfecto estado de revista y disfrutar de una sonrisa perfecta.

Ahora en Dentaden puedes pedir tu cita gratuita para una revisión completa llamándonos al teléfono 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.

¡Feliz día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *