blog

Blog

Exodoncia dental o extracción de las muelas del juicio

La exodoncia dental o extracción de las muelas del juicio es una práctica habitual en odontología. Pero… ¿cuando es realmente necesario extraer las muelas del juicio?

A continuación te lo explicamos todo.

¿Dónde se ubican las muelas del juicio?

Las muelas del juicio son los últimos molares que se ubican tanto en el maxilar (superior) como en la mandíbula (inferior). Estos molares, conocidos también como cordales, crecen siempre detrás de los segundos molares.

Erupción de las muelas del juicio

Por lo general la gran mayoría de personas tenemos muelas del juicio aunque hay muchas a las que nunca les llega a erupcionar o incluso no las tienen ni «escondidas» bajo la encía.

Estos molares siempre son los últimos en erupcionar, y aunque existen un amplio rango de variaciones, lo normal es que erupcionen entre los 16 y 25 años de nuestra edad.

Existe el mito de que cuando estas piezas están emergiendo causan dolor. Esto no siempre es así y en muchos casos no se presenta ningún tipo de complicación o síntoma.

La ausencia de dolor o sintomatología está provocada cuando las piezas en cuestión crecen sanas y con espacio en las encías. Con una correcta higiene bucodental, es más que suficiente para que estas muelas del juicio no den síntoma de dolor ni complicación alguna.

Por lo contrario, existen otros muchos casos que son todo lo contrario y refieren síntomas de dolor y complicaciones. Estas muelas del juicio no suelen tener espacio en la arcada para su erupción, produciéndose una inflamación de la zona. Son muelas que se desarrollan torcidas o inclinadas, y que se recomienda para no tener futuros problemas, la exodoncia dental o extracción.

Como hemos dicho antes, se sabe que alrededor del 25% de la población tiene la falta de alguno o de todos estos molares. No ya por no desarrollarse sino por no existir. Hay personas con agenesia completa (aproximadamente un 2% de la población) que no tienen muelas del juicio.

Las personas o pacientes que presentan falta de espacio en las arcadas es muy probable que se vea comprometida la alineación dental a nivel funcional y estético. Esta desalineación puede comprometer la higiene bucal y dañar los molares contiguos provocando acumulación de placa bacteriana y creando caries.

En las muelas «incluidas» o que no han erupcionado es común que aparezcan quistes. En estos casos la exodoncia dental también puede estar indicada según el diagnóstico previo.

¿Cómo diagnosticar la exodoncia dental de las muelas del juicio?

Para realizar con éxito una extracción de las muelas del juicio es fundamental, como en cualquier otro acto clínico, hacer un buen diagnóstico.

Para ello es necesario obtener una buena historia clínica del paciente, preguntando todo tipo de datos de interés clínico. Antecedentes, síntomas y signos que nota dentro de su enfermedad en ese momento.

La realización de una ortopantomografía digital se nos antoja imprescindible para el diagnóstico final. A veces, incluso es necesario la realización de un TAC Scanner 3D para ver tridimensionalmente.

El examen clínico será para investigar síntomas sistémicos y se realizará una exploración de la zona; buscando adenopatías cervicales, tumefacciones externas, etc. finalizando con la exploración del tercer molar en cuestión.

¿Cuándo está indicada la extracción de una o varias muelas del juicio?

En el año 1979 se elaboraron unas bases indicativas para la extracción de las muelas del juicio por la Conferencia de Consenso de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

Años después en Inglaterra, concretamente en el año 1998, se crearon otras bases muy parecidas por el Instituto Nacional de Excelencia Clínica (NICE).

Una vez dicho esto, comentar que la decisión de extraer un cordal o tercer molar no suele ser sencilla. Como toda intervención quirúrgica por pequeña que esta sea, debemos tener en cuenta siempre varios factores y valorar los beneficios y riesgos. Comenzando siempre, como no, con un buen diagnóstico por el profesional que nos atiende. Las indicaciones son las siguientes:

  • Infecciones que den origen a flemones como pueda ser la pericoronaritis y cualquier otra de infección odontogénica.
  • Patologías asociadas como tumores, lesiones malignas o quísticas.
  • Lesiones periodontales las cuales pueden dar lugar a problemas con los cordales.
  • Ortodoncia y alineación dental con poco o ningún espacio. Según que casos, es posible extraer algún tercer molar
  • En restauración prostodóntica para mejorar el acceso a los segundos molares con la intención de subsanar y evitar troneras y caries en estos.

Para finalizar, hay ciertas extracciones profilácticas sin síntoma ni patología alguna y que no corresponden a una absoluta indicación; según el Instituto Nacional de Excelencia Clínica (NICE).

Si crees o sientes que las muelas del juicio te aprietan, notas dolor o molestias, no dudes en consultarnos y pedir cita. Estaremos como siempre encantados de atenderte. Saludos! 😉

Consejos para después de una extracción dental

Justo después de una extracción dental es imprescindible seguir unos sencillos pasos para que la zona afectada cure lo mejor y más rápido posible. Para una sanación buena se debe de formar un coágulo de sangre justo en la zona de la extracción. Esto ayudará a su rápida regeneración. A continuación describimos varios consejos.

Pasos a seguir después de una extracción dental:

  • En primer lugar váyase a descansar a su casa durante el resto de día. Evite durante al menos las primeras 12 horas hacer cualquier tipo de ejercicio. Para dormir hágalo tumbado boca arriba manteniendo un poco elevada la cabeza con almohadas o cojines. Durante los siguientes 2-3 días de la intervención, evite cargar objetos pesados.
  • En la mayoría de casos es necesario el uso de un calmante para aliviar las molestias. Un antiinflamatorio es lo más habitual y es recomendable tomarlo desde el primer síntoma de molestia o dolor. No dejar que se asiente el dolor es importante. Por eso mismo hay que actuar sobre la marcha. Si no puede usted tomar este tipo de calmante, consulte con su dentista, él le dará una alternativa. Y recuerde evitar tomar aspirinas ya que estas pastillas están contraindicadas porque dificultan la coagulación y pueden hacer que sangre la zona afectada. Si necesitara un calmante más potente, no dude en consultarlo con su especialista.
  • Esté atento si nota adormecida la parte intervenida después de pasadas 6 horas. En ese caso, póngase en contacto con su dentista.
  • Es normal que recién intervenido sangre la zona. Su dentista debe de explicarle como controlar ese sangrado. En principio basta con utilizar una o unas gasas limpias dobladas presionando suavemente durante 30 minutos. Transcurrido ese tiempo, retirar. Si el sangrado persiste utilice varias gasas limpias impregnadas en suero fisiológico frío, mordiendo suavemente durante 30 minutos. Hay que tener en cuenta que durante el primer día es normal que exista algo de sangrado pero recuerde consultar con su dentista si sangra abundantemente después de pasadas 1 o 2 horas desde la intervención.
  • Utilice enjuagues bucales con un vaso de agua tibia (fría en caso de hemorragia) y una cucharadita de sal durante 4 veces al día. Preferentemente después de las comidas. Y asegúrese de que el agua elimina por completo cualquier rastro de comida en la zona de la extracción. Cuando termine de enjuagarse, no escupa violentamente, recordemos que no debemos de romper el coágulo que se está formando.
  • Es posible también que después de una extracción dental, su dentista la recomiende un colutorio de clorhexidina durante una semana. Esto hará que la zona afectada esté más aséptica.
  • En la higiene diaria, tenga mucho cuidado con no romper el coágulo de sangre al cepillarse los dientes durante los primeros 3 o 4 días. Utilice para limpiar la zona de la extracción gasas limpias húmedas. Si no puede acceder a la zona utilice colutorio con clorhexidina.
  • Durante los primeros días mantenga una dieta blanda, sin bebidas carbonatadas, picantes ni calientes. De esta manera evitará la irritación de la zona.
  • En caso de haberle recetado antibióticos utilícelos de la forma indicada y no abandone el tratamiento.
  • En caso de inflamación, aplique hielo envuelto en un paño de cocina en la zona afectada. Y recuerde siempre mantener la cabeza elevada en la cama.
  • En el caso de la extracción de un cordal (muela del juicio), asegúrese de abrir la boca suavemente de vez en cuando y con mucho cuidado. No abrirla durante tiempo puede provocar una limitación.

Lo que no se debe hacer después de una extracción dental:

  • Ingerir bebidas o comidas muy calientes.
  • No tocar la zona afectada con lengua, dedos u objetos.
  • No escupir, estornudar, sonar la nariz o chupar (beber con pajita). Hay que tener en cuenta que cualquier movimiento de este tipo puede hacer que el coágulo se desprenda. En el caso de estar resfriado o acatarrado, intentar no estornudar ni toser.
  • No fumar y no tomar bebidas alcohólicas.

Tratamiento de exodoncia y cuidados

Garantizar un procedimiento eficaz con las técnicas más avanzadas de exodoncia y la experiencia de los mejores odontólogos permite asegurar el éxito del tratamiento y una sonrisa ideal. Para conocer más sobre el método que se aplica en la consulta os contamos los aspectos más relevantes.

¿Cómo se lleva a cabo una exodoncia?

Se trata de un procedimiento que permite la extracción de uno o varios dientes, aunque normalmente es la última opción cuando las piezas dentales se encuentra debilitadas y no tienen posibilidad de regenerarse. Pero, influyen varios factores que deberá evaluar el dentista antes de comenzar el tratamiento, algunos de los más frecuentes son las enfermedades periodontales y los traumatismos dentales. Este procedimiento es indoloro, realizado con anestesia local para la extracción con la posterior aplicación de gasas frías, como forma de prevención ante el sangrado y habitualmente el profesional considerará aplicar puntos en algunos pacientes.

Después de la exodoncia se puede experimentar un intenso dolor y la inflamación que es normal por el tratamiento aplicado, comienza aquí la cicatrización y los cuidados que ayudarán durante el tiempo de recuperación, siguiendo las recomendaciones del especialista. Y, para favorecer la eficacia de las técnicas efectuadas el paciente deberá desarrollar sencillas acciones en el hogar, algunas de las recomendaciones del dentista son:

  • No tocar el área durante las primeras 24 horas de ningún modo, porque durante este tiempo se formará un coágulo que beneficiará la cicatrización. Además, se debe evitar cualquier actividad física y llevar a cabo la higiene con agua tibia y sal, sustituyendo los enjuagues bucales.
  • Mantener el equilibrio en la alimentación con una dieta blanda es clave para desarrollar una masticación sin forzar la boca.
  • Utilizar hielo y antinflamatorios es otro de los consejos más comunes del especialista, siempre aplicando en la zona exterior y sin tocar la herida.

Normalmente, en pocos días se puede retomar la actividad diaria, pero si persiste el dolor o sangrado, acudir al dentista para una revisión ayudará a eliminar riesgos de infecciones. Como dato importante, pasado un tiempo prudencial existe la alternativa de sustituir el diente perdido con piezas artificiales, como los implantes para evitar que el resto de la dentadura pueda moverse y ocasionar otros trastornos como llevar ortodoncia.

Cuidados posteriores al procedimiento de exodoncia

Seguir determinadas pautas después de la exodoncia forma parte de una recuperación exitosa, especialmente en pacientes jóvenes, cuando caen los dientes de leche y en pacientes adultos ante la imposibilidad de salvar la pieza. Algunas de las claves para mantener un proceso eficaz, son las siguientes:

  • Día de la intervención: se aconseja no quitar la gasa colocada por el odontólogo, porque absorbe la sangre y como mínimo hasta una hora después, siempre con la compresión adecuada para contribuir a la formación del coágulo. También podemos reemplazarla por otra nueva, pero mordiendo con fuerza para hacer presión en el área afectada. No consumir alimentos calientes ni demasiado fríos en las horas siguientes, tampoco productos sólidos, enjuagarse sin escupir y no emplear colutorios.
  • Tras la intervención: se puede comenzar a recuperar la rutina con el cepillado suave, usando colutorios, hilo dental y una higiene normal para mejorar la cicatrización. En la alimentación se aconseja consumir alimentos sólidos, masticando por el lado opuesto y ante las molestias realizar enjuagues con agua de manzanilla o la mezcla de sal y agua tibia.
  • Días posteriores: asistir a la consulta para las revisiones en caso de puntos por la exodoncia que se retirarán sin problema, solucionando cualquier inconveniente con la evaluación del dentista. Evitar fumar y mantener la medicación ayudará a retomar rápidamente la vida diaria, mejorando el dolor o las molestias si existen.