blog

Blog

Me noto un agujero en el diente. ¿Qué hago?

Cuando detectamos un agujero en el diente muchas veces ya lleva bastante tiempo ahí. ¿Qué son esos agujeros y como lo podemos solucionar?

¿Cómo aparece un agujero en el diente?

Los agujeros en los dientes o muelas están originados por la placa bacteriana acumulada. Esta placa o biofilm de nuestra boca fabrica ácidos que pueden destruir nuestros dientes. Perforan el esmalte y consiguen formar pequeños agujeros negros conocidos por todos nosotros como caries dental.

Estos agujeros negros o caries a veces son muy pequeños y resultan ser casi imperceptibles. Generalmente nos damos cuenta de ellos cuando el proceso de caries ya es más avanzado. Por esto mismo es fundamental las revisiones periódicas con nuestro dentista. Detectarlos a tiempo es fundamental para proceder con el tratamiento y con la mayor eficacia.

Nada más notar un agujero en el diente, tenemos que acudir a nuestro dentista. Él actuará rapidamente para empastarlo y desactivar el avance de esa caries dental. Cuanto más tardemos en realizar este tratamiento mayor daño irá recibiendo nuestro diente o muela. Recuerda que los ácidos siguen haciendo su trabajo intentando destruir el esmalte y el interior de nuestra pieza dental.

Ante cualquier hallazgo de un agujero en el diente por pequeño que este sea, en cualquier pieza dental, sea de color negro o blanco, o esté cerca de la encía y sin dolor… no dudes en visitar tu clínica dental cuanto antes para poder diagnosticar y realizar el tratamiento preciso.

Sintomatología para saber si tienes una muela picada:

Lo común es que ese agujero en el diente sea provocado por una caries dental. El tratamiento para solucionarlo es realizar un empaste de composite o si es muy grande una reconstrucción, también con el mismo material.

  • Rotura de pequeños trozos del esmalte dental.
  • Dolor de la pieza dental con el agujero. Este síntoma es muy probable que ya se produzca cuando la caries haya afectado a la raíz.
  • Sensibilidad dental. Con comidas y bebidas calientes y frías.
  • Cambio de color del esmalte en la zona afectada de la pieza dental.
  • Aparición de abscesos en las encías. Pueden aparecer bultos cuando la pieza picada no se ha tratado y existe una infección.
  • Mal olor y mal sabor de boca de forma prolongada.

Tratamiento a efectuar ante una muela picada

Los agujeros pequeños en los dientes o las muelas picadas se tratan con un empaste o reconstrucción de la pieza con composite.

El agujero en el diente o la caries es fundamental detectarlo a tiempo. En caso contrario la caries avanza de tal manera que puede llegar a afectar al nervio y por consiguiente tener que realizar una endodoncia (matar el nervio) y una posterior reconstrucción de la pieza dental.

En muchas ocasiones lo que parece un pequeño agujerito en el diente, puede suponer una gran caries en lo más profundo de este.

Si te exploras en casa y te encuentras un pequeño agujero en un diente/muela, o notas alguno de los síntomas explicados anteriormente, no dudes en ponerte en contacto con tu dentista de confianza. Porque una pieza dental picada cuanto antes se solucione mejor será.

La profundidad y el tamaño del agujero en el diente (caries), determinará el tratamiento a realizar. Si la caries es superficial y poco extendida, bastará con un empaste simple de composite. De lo contrario si es una caries profunda, existe un riesgo mayor de realizar una endodoncia. Cuanto más profunda sea esta, más probabilidad de que afecte a la raíz.

Formas de prevenir la caries

Cuando detectamos una caries en un diente o muela, generalmente el esmalte ya ha sido afectado. De ahí que sea de urgencia adelantarnos a su desarrollo o avance acudiendo a nuestro dentista o clínica dental más cercana.

Una vez empastado y solucionado deberemos de tener en cuenta una serie de cuidados para prevenir y evitar no volver a tener ese problema. Enumeramos:

  • Realizar visitas periódicas al dentista por lo menos de 6 meses a un año como máximo.
  • Cepillarse los dientes como mínimo tres veces al día y después de cada comida. El cepillado antes de ir a dormir es fundamental para dejar limpia la boca durante toda la noche. La placa bacteriana la mantendremos alejada de esta manera.
  • Limpieza interproximal o interdental. Esta limpieza se puede llevar a cabo con cinta o hilo dental para limpiar resto de alimentos y sarro entre los dientes. También podemos utilizar cepillitos interdentales además de colutorios. Otra buena técnica es la irrigación bucal.
  • Cuidemos la alimentación evitando el exceso de azúcares y limitando los productos azucarados o ácidos como los refrescos, zumos, vinos y gaseosas.

El responsable de la caries es el ácido de la placa bacteriana. Ataca al esmalte formando los agujeros y destruyendo las piezas dentales. De ahí que sea muy importante la higiene bucodental para no permitir el avance de esta placa.

Si notas cualquier caries o agujerito en tus dientes, no dudes en acudir a Dentaden. Te atenderemos rápido y aplicaremos el tratamiento necesario para salvarlos.

Puedes pedirnos cita visitándonos en cualquiera de nuestras tres clínicas, llamándonos por teléfono al 958 25 00 00 u on-line haciendo click en este enlace.

Odontología versus Tabaquismo. ¡Cuidemos nuestra boca!

Fumar influye en la sonrisa cambiando el color natural de los dientes y afectando las encías con los hábitos perjudiciales que provoca el tabaquismo.

¿Cuáles son los efectos en la salud oral del tabaquismo?

Todos sabemos que afecta la salud general del organismo, pero durante la adolescencia y la juventud, generalmente se adquiere este vicio que puede durar varios años. Mascar tabaco o fumar son hábitos nocivos, también para la salud bucodental, porque deteriora de forma progresiva los dientes y produce los siguientes efectos con importantes complicaciones:

  • Enfermedades periodontales al favorecer la periodontitis y la gingivitis, cuando se alteran las defensas del sistema inmunológico, destruye los tejidos que actúan como soporte de los dientes y existe la posibilidad de perder las piezas dentales.
  • Estéticos, porque el tabaquismo modifica el color natural de los dientes que adoptan un tono amarillento, alterando la sonrisa y en algunos pacientes, provoca manchas que solo se eliminarán con tratamientos odontológicos específicos.
  • Mal aliento, quizá es el efecto más conocido por ser una consecuencia derivada del tabaco, especialmente cuando no se mantiene una higiene oral adecuada para evitarlo, permaneciendo por más tiempo. Aunque el uso de enjuagues bucales puede ser una solución si contiene flúor, como elemento protector del esmalte dental.

Así mismo, se encuentra entre las causas principales del cáncer oral, según afirman las investigaciones al respecto, porque han detectado el origen de esta patología en el 80% de los casos estudiados por causa del tabaco. Como dato relevante de los problemas que ocasiona el tabaco en la dentadura es importante destacar, que genera retraso en la curación de las heridas o llagas después de las extracciones de dientes y aumenta el riesgo de infecciones, alargando la recuperación en cualquiera de los procedimientos realizados. Sabemos que muchos pacientes fumadores deben mejorar su rutina de control, asistiendo a la consulta para las valoraciones periódicas y potenciar la higiene dental, además de abandonar el tabaco de forma definitiva.

Prevención y pautas contra el cáncer oral

Diversos factores influyen en la aparición de esta enfermedad bucodental grave y el tabaquismo es una causa que puede evitarse con prevención. Comenzando por adquirir hábitos saludables el primer paso será visitar al dentista, cuando se detectan los primeros síntomas y aunque podrían pasar de forma desapercibida o confundirse con la gingivitis la inflamación en la zona de los maxilares, bultos pequeños o irritaciones que no cicatrizan, deben ser diagnosticados por el odontólogo.

La detección temprana de la patología en pacientes con tabaquismo es clave para mejorar el resultado final y siempre se aconseja la biopsia oral. Para una prevención eficaz es fundamental seguir estos consejos:

  • Visitar al dentista dos veces al año como mínimo, ayudará a una detección precoz del cáncer oral.
  • Realizar una higiene oral rutinaria con el cepillado correcto 3 veces al día, usando hilo dental y colutorio contribuye a prevenir las causas en personas fumadoras.
  • Evitar los hábitos de riesgo beneficia esta patología cuando se abandona el consumo de tabaco y el alcohol que son determinantes en el desarrollo de esta afección.
  • Acudir al odontólogo para la revisión de las prótesis, especialmente porque forman parte de los elementos de riesgo y los pacientes que son portadores de prótesis, deben asistir regularmente a la consulta para un seguimiento profesional.

Hoy en día, diferentes tratamientos ofrecen una solución a los problemas causados por el tabaco y permiten evitar los graves riesgos que ocasionan, tanto la prevención como las técnicas aplicadas por el profesional, consiguen mejorar los efectos adversos de estas sustancias en la salud bucodental. ¡Visita a tu dentista periódicamente y evita fumar para garantizar tu bienestar con una gran sonrisa! Puedes consultarnos llamándonos al 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.

¿Por qué es importante la consulta al odontopediatra?

Cuidar las piezas dentales es esencial a cualquier edad, especialmente en la infancia para un mejor desarrollo, siguiendo los consejos del odontopediatra en la etapa del cambio de dentición.

Visitas regulares al odontopediatra para mantener la salud bucal

Durante los primeros años de vida es importante acudir a la consulta con el profesional, especialmente para facilitar el correcto desarrollo de todos los dientes. Con la finalidad de evitar complicaciones en los bebés, niños, adolescentes y jóvenes es importante conocer las principales claves de este proceso de crecimiento que puede generar, desde caries hasta enfermedades periodontales.

Algunos factores como la prevención oral consiguen mantener una boca sana durante la niñez y potenciar los beneficios para el futuro, donde tienen un papel prioritario la higiene dental y los tratamientos contra las caries que realiza el odontopediatra.

Todos los pequeños deben adquirir en esta etapa hábitos saludables, como la limpieza diaria para solucionar problemas de mordida, gingivitis, espacios interdentales y patologías, hasta la ortodoncia para la corrección de posiciones.

Familiarizar a los peques con la consulta es otro aspecto interesante a tener en cuenta, realizando las primeras visitas con normalidad y evitando los episodios donde los niños comienzan con ansiedad dental.

Visitar al especialista debe ser algo frecuente a partir del primer aniversario y no descuidar las acciones preventivas de cepillado con todas las precauciones, como limpiar las encías del bebé con un paño húmedo luego del almuerzo o cena.

Comentando las dudas con el dentista mejoramos la calidad de los tratamientos y técnicas de limpieza idóneas para cada edad, sin olvidar solicitar la próxima consulta.

Cada seis meses se aconseja visitar al especialista para una revisión de toda la boca y el control de las fases de crecimiento de los dientes, revisando la rutina de higiene oral de los niños y adolescentes hasta introducir en algunos casos el uso de flúor.

Para resolver distintos problemas dentales que pueden surgir a estas edades, nada mejor que conocer el origen, causas y soluciones que es la función del odontopediatra.

Pueden aparecer distintas patologías y entre las habituales encontramos:

  • Traumatismos: implica la pérdida o rotura de las estructuras dentarias por golpes y caídas que necesitarán la restauración o reimplantación de la pieza con la profesionalidad y experiencia del dentista de confianza.
  • Caries: en algunos casos pueden producirse en los bebés y se denominan caries de biberón, fácilmente eliminadas o tratadas para evitar complicaciones, aplicando medidas preventivas. Con el sellado de fisuras, identificación de elementos que favorecen la aparición en la edad preescolar y la educación relacionada con la higiene o nutrición, aportamos grandes beneficios para la salud bucal de los niños.
  • Maloclusión y alteraciones en las posiciones: en la infancia pueden detectarse estas afecciones que encuentran respuesta en la consulta del odontopediatra en la primera exploración y el tratamiento ortodóncico derivado, según las particularidades de cada paciente.
  • Alteraciones congénitas: afectan tanto a la forma, como tamaño de los dientes y requieren la evaluación del profesional para evitar que salgan más dientes o controlar el tamaño.
  • Otras patologías: algunas como la anquilosis producida en una pieza temporal, cuando el diente sufre un traumatismo y se vuelve negro puede corregirse para dar paso a la estructura definitiva.

Finalmente, muchos niños con enfermedades pediátricas que favorecen la aparición de problemas bucodentales, obtienen una respuesta satisfactoria con la visita al especialista.

Diversos procedimientos que se adaptan a los pequeños permiten mantener una boca sana para sonreír siempre y mejorar las relaciones con amigos o compañeros, ayudando a la integración de los menores en la sociedad.

¡Reducir riesgos de patologías en la madurez dependerá del buen mantenimiento odontológico en la infancia! Los odontopediatras de Dentaden estarán encantados de atender a nuestros menores. Pide cita on-line o llama al 958 25 00 00. ¡La primera visita es gratuita!

¿Cómo cuidar el esmalte dental de tus dientes?

Todos sabemos que los hábitos de alimentación e higiene son fundamentales para cuidar el esmalte dental que se pierde, cuando envejecen las personas.

Claves para evitar el desgaste del esmalte dental

Como resulta evidente, naturalmente se desgasta el blanco original y frente a este problema lo más aconsejable es alejarse de las bebidas y productos nocivos, también puedes optar por restringir su consumo sin privarte de nada.

Sin obsesionarse es posible limitar convenientemente la ingesta y mantener una higiene bucal óptima. Aquí te presentamos una lista negra de los alimentos que representan una amenaza para conservar el blanco de tus dientes.

Si piensas que tu dieta incluye los alimentos que describimos lo mejor será modificar el consumo y evitar las consecuencias desagradables de coloración. Entre los principales debes tener en cuenta los siguientes:

  • Refrescos

Para comenzar, este tipo de bebidas carbonatadas al ser ácidas, contienen elevados niveles de azúcar que se suman a los ácidos y se llevan medalla de honor en nuestra lista. Como supondrás el esmalte dental se erosiona de forma paulatina y desgasta las estructuras.

Ante esta composición, inclusive los jóvenes presentan destrucción esmaltaría prematura en la dentición por ser un cóctel explosivo los refrescos.

Esto se suma al consumo frecuente y mala higiene oral, convirtiéndose en un caldo de cultivo perfecto para formar la placa bacteriana causando patologías de todo tipo. Desde enfermedades periodontales o caries, hasta trastornos cardiovasculares y diabetes son algunos de los efectos que producen si no limitamos estas bebidas.

  • Alimentos Cítricos

Si bien parece lógico que el ácido propio de ciertos productos daña el esmalte dental, será importante evitar el abuso del zumo de limón, por ejemplo, porque cuenta con concentraciones altas este cítrico. En menor medida las naranjas en fruta o zumo son perjudiciales y nuestros profesionales aconsejan regular su consumo.

Debemos tener presente no eliminar su consumo porque son buenos para la salud en general, pero sí reducir la cantidad diaria de estos alimentos. Otros como el vinagre que son procesados, también contiene ácidos en su composición.

  • Dulces

Especialmente los más pegajosos dejan restos entre los dientes y afectan tu esmalte, como: turrón, frutas deshidratadas, chuches, etc.

Recuerda que la exposición a este tipo de dulces con excesivo azúcar, facilitan las caries al perder el esmalte dental si no retiras correctamente durante tu limpieza bucal los restos después de ingerirlos.

  • Caramelos y frutos secos

Como es evidente estos alimentos tienen un doble valor perjudicial por su elevada concentración de azucares y el efecto es superior al chuparlos por determinado tiempo. Tanto partir caramelos con los dientes que podría ocasionar una fractura en las piezas dentarias, como masticarlos es muy negativo.

Sucede lo mismo con frutos secos que no contienen azúcar, pero deberás tener cuidado para masticarlos, especialmente los kikos.

Como podrás comprobar, existen varios enemigos del esmalte: ácidos y azúcar, son los principales. Pero, será sencillo evitar este riesgo presente en los alimentos antes mencionados y consumir en cantidades reducidas las salsas, galletas, pan de molde, zumos artificiales, entre otros.

Todos los productos que contienen azúcar deberían ser erradicados de las dietas o limitado su consumo. Por ello, te aconsejamos que comiences a leer con detenimiento las etiquetas de los alimentos al realizar tus compras, y te llevarás una sorpresa, porque está presente en más artículos de los que supones.

Hoy es el día perfecto para comenzar de forma sencilla a disminuir esta ingesta y visitar a los dentistas de nuestra clínica para evaluar tu caso particular, está en tus manos mantener siempre blanca tu sonrisa.

¡Esperamos tu visita a nuestras clínicas para ayudarte a lucir los dientes más blancos!

Pide tu cita gratuita y sin compromiso alguno, llamando al teléfono 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.

Mitos y verdades sobre los dientes de leche

El cuidado durante la dentición desde los primeros meses de vida es importante, más allá de convertirse los dientes de leche en un dolor de cabeza para todos los padres, si quieres evitarlo será mejor conocer los mitos y verdades que existen.

Desmontando falsos mitos sobre los primeros dientes

Si prefieres eliminar el riesgo de que tus hijos sufran patologías, como caries que pueden complicarse luego con las piezas definitivas, cuida las primeras estructuras con una higiene dental correcta de los niños.

En total son 20 piezas y generalmente, molestan a los bebés cuando salen, aunque se deben desmentir ciertas creencias porque en cada niño el desarrollo de estas estructuras es diferente. Desde el tipo de alimentación y limpieza hasta los factores genéticos influyen notablemente en el buen mantenimiento, siendo los principales mitos los siguientes:

  • La dentición comienza a los 6 meses de edad

No se puede considerar un hecho fehaciente por los factores particulares de cada bebé, aunque lo normal sería en esta edad, pero puede darse en edades más tempranas o posteriores a los 6 meses para la aparición de los dientes de leche. Te encomendamos consultar con el odontopediatra cuando no se han desarrollado hasta los 18 meses.

  • La erupción de los dientes provoca diarrea

En los bebés pueden ser muy variadas las causas de las diarreas, como fiebre o mocos y no tienen necesariamente relación con la erupción dental, sino que pueden darse por problemas digestivos o alérgicos.

  • Pérdida de apetito por el desarrollo de los dientes de leche

Durante esta etapa no pierden el hambre, sino que el dolor evita la ingesta de alimentos por las molestias al masticar y rechazan determinados productos. Nuestros especialistas aconsejan el consumo de líquidos o blandos sin azucares en exceso.

  • Patrón dental en la erupción dental

No significa que en todos los casos debe producirse un orden exacto, aunque es verdad que los dientes de leche erupcionan siguiendo un patrón. Será el odontopediatra el encargado de valorar y realizar un seguimiento de la dentición en los niños.

  • Fármacos para disminuir el dolor

No aconsejamos el uso de medicación para aliviar la sensación de sufrir dolor en los pequeños, porque solamente conseguirás adormecer unas horas las encías. En cambio, puedes optar por mordedores fríos como remedios naturales y evitar los fármacos.

  • No tocar la boca durante la erupción

Considerado un mito a desmontar porque esta creencia es contraria a las recomendaciones de los odontólogos, quienes promueven la limpieza frecuente para eliminar caries en los dientes de leche. Sin presionar puedes limpiar con suavidad las zonas inflamadas para calmar el dolor.

  • Cuidados antes de que salgan los dientes

Recuerda que será normal en esta etapa el babeo, pero los mocos en exceso no y la fiebre, puede ser causa de una disminución en el sistema inmunitario.

  • Papel clave del odontopediatra

Algunos de los mitos mencionados no se justifican y podrías ocasionar un efecto contrario siguiendo estas creencias. Por ello, ante cualquier posible duda, nada mejor que la consulta a tu especialista para responder a todas tus cuestiones y apoyar tus inquietudes.

Los pequeños necesitan asegurar las mejores condiciones de salud bucal para fortalecer sus dientes, desde el primer momento.

Para obtener un resultado exitoso y mejorar la salud de estos dientes, realiza revisiones de forma periódica a nuestros cualificados odontopediatras para cuidar de todo tipo de enfermedades periodontales a los niños.

Asegura el desarrollo de toda la dentadura visitando nuestra clínica, estaremos encantados de ofrecerte las mejores respuestas y ayudarte a descubrir las verdades frente a los mitos sobre el proceso de erupción de los dientes. Puedes llamarnos al 958 25 00 00 0 bien on-line haciendo click aquí. ¡Solicita tu cita, te esperamos!

¿Qué son y cómo prevenir las caries de biberón?

El contenido de azúcares en los líquidos que alimentan a los pequeños ocasiona caries de biberón, pero existen métodos de prevención que evitarán las bacterias y placas.

¿Qué significa en los bebés este tipo de caries?

Desde los refrescos o zumos de fruta, hasta la leche y diferentes bebidas azucaradas, son la principal causa de la formación de placa bacteriana capaz de fijarse alrededor de encías y dientes, especialmente en lactantes. Así, resulta frecuente que el consumo de líquidos azucarados y los ácidos ayuden a cariarse ante este tipo de ataques.

Existen otros alimentos capaces de originar esta enfermedad asociada a la leche materna, jarabes, chupones con productos que se humedecen en miel, etc. Por esta clase de fluidos dulces, aumentan las caries de biberón que se forman durante la noche mientras duerme el bebé.

Prevención para evitar la formación de caries

Nuestros profesionales con amplia experiencia recomiendan algunas pautas que te ayudarán a mantener la salud dental de tu hijo:

  • No permitir que los pequeños se duerman con el biberón de jugo, leche o bebida azucarada.
  • Masajear las encías y zonas de tejido gingival envolviendo en el dedo una gasa húmeda.
  • Limpiar una vez al día las encías del bebé para mejorar la dentición y salud bucodental.

Todas las acciones deben realizarse desde la aparición del primer diente con el objetivo de remover la placa. También, aconsejamos utilizar cepillos suaves para la higiene diaria de los niños y aplicar pasta dental en cantidades similares al tamaño que tiene un guisante.

Como aspecto importante a tener en cuenta los padres deben usar pasta sin flúor, hasta el momento que los hijos aprenden a escupir y luego aplicar en el cepillo dental pasta con flúor. Sin embargo, será importante la visita al odontólogo entre los 6 a 12 meses de edad por primera vez.

Cambios en la dieta para evitar caries de biberón

Los dentistas hacen hincapié en la prevención como método eficiente y solución eficaz de estas enfermedades a temprana edad. Algunas modificaciones que se deben implementar son sencillas para contribuir a mejorar la salud bucal de los niños en desarrollo y entre los cambios principales la alimentación es fundamental para eliminar riesgos de caries de biberón.

Dieta para menores en etapa de dentición:

  • Disminuir el azúcar entre las comidas.
  • Reducir con agua el contenido del líquido del biberón gradualmente, entre 2 a 3 semanas aproximadamente.
  • Prevenir siempre con agua ofreciendo a tu hijo un chupón limpio y según las indicaciones del dentista.
  • Alimentar al niño después del tiempo aconsejado, implica llenar con agua el biberón por ser el único liquido seguro para ayudar en este tipo de prevención.
  • Abandonar el biberón cuando puedan beber directamente de la taza sin adelantarse al momento recomendado, gracias a la succión mejorará el desarrollo de la lengua y todos los músculos faciales.

¿Cuándo preocuparse por estas caries?

En primer lugar, será clave una alimentación adecuada para mejorar la salud de todos los dientes y para ello, recuerda que si alimentas al niño con bebidas que contienen azúcar a la hora de dormir será nocivo. Esto se debe a que las caries de biberón se producen por este motivo, debido a la disminución del flujo de saliva que permanece por más tiempo en los dientes de tu bebé.

Si quieres evitar la extracción de piezas dentales por caries graves consulta con el profesional de confianza, antes de provocar infección o dolor.

Ayuda a mejorar los hábitos alimenticios, dientes torcidos, problemas del habla y mala dentición en el futuro comenzando por la visita al dentista.

¡Los cuidados en la niñez garantizan la salud bucal permanente!

Puedes pedir cita ahora para tu consulta gratuita, llamando al 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.

Diagnóstico y tratamiento de la pulpitis en niños

En odontopediatria la valoración a tiempo del dentista evita el riesgo de pulpitis en muchos niños, que pueden padecer esta patología.

¿Qué es y cómo se diagnostica la pulpa dental?

Muchos pequeños están expuestos a esta enfermedad que requiere una valoración profesional, para conocer el estado pulpar que puede ser más complejo y presentar dificultades cuando la pulpa está enferma.

Generalmente, los niños durante la dentición temporal sufren malestar o dolor y precisan un diagnóstico acertado del especialista. Las características de la pulpa dental que es el tejido blando conectivo, formado por células para mantener la dentina que contiene sustancias intercelulares.

Para realizar una evaluación se considera la zona donde se alojan los vasos sanguíneos, junto a los nervios simpático y sensitivo, exactamente en la zona del orificio apical donde forman la pulpa en el plexo subondotoblástico de Raschkow.

Así, mientras en las piezas dentales temporales de tus hijos no presentan las fibras mielínicas, que se encuentran en los adultos cuando los dientes son permanentes, requieren las revisiones periódicas del dentista.

La actividad neuronal que se genera en estas áreas, define las funciones más importantes para evitar la pulpitis, que son:

  • Reparar los tejidos calcificados ubicados en la zona que rodea los dientes.
  • Mantener en las células la vitalidad.
  • Provocar sensación de dolor por irritación originada en los patrones de actividad neural.

Formas de diagnóstico en niños

En edades tempranas las lesiones de la pulpa son más difíciles de evaluar, porque no se desarrolla totalmente y la comunicación con los niños para conocer los síntomas es más complicada, ocasionando en algunos casos un mal diagnóstico que requiere la profesionalidad y cualificación del odontólogo especialista.

Principalmente, surge la ausencia de síntomas al ser una alteración pulpar que no se percibe, pero está presente la pulpitis al desarrollarse la inflamación y existen tres tipos de dolencias que dan la pauta de esta afección:

  1. Dolor espontáneo: cuando el menor percibe molestias ante determinados estímulos que aparecen y desaparecen de forma generalizada en la zona de la pulpa radicular.
  2. Dolor momentáneo: se aprecia ente los cambios de pH en dirección al estímulo y cuando existen variaciones de temperatura.
  3. Dolor persistente: permanece la sensación aun cuando se elimina el problema y la razón es que la pulpa sigue enferma.

Tratamiento para la pulpitis

Después de las radiografías y exploración que lleva a cabo el odontopediatra, puede implicar la pérdida de espacio y oclusión se aplica entonces el procedimiento adecuado, según el desarrollo de las piezas dentales.

Para ello, el profesional valorará si son dientes temporales o permanentes antes del tratamiento que se diferencia en este aspecto, porque son más agresivos dependiendo de los distintos estados que sufre el paciente en la pulpitis.

Los tratamientos son más convencionales en dentaduras permanentes, pero habitualmente esta afección se manifiesta en tus hijos, cuando sus dientes están inmaduros hasta su desarrollo.

Hoy en día se curan los pulpares con estos procedimientos:

  • Tratamiento endodóntico en los conductos.
  • Pulpotomía con hidróxido de calcio.
  • Recubrimiento indirecto o directo con hidróxido de calcio.

Si este es tu caso, acudir al equipo médico experto en atender las dolencias odontológicas de los niños es lo más conveniente, porque son considerados un grupo social que requiere atención específica.

Por este motivo, cuando necesitan un tratamiento pulpar el diagnóstico acertado, permite resolver el problema evitando el dolor con el tratamiento adecuado a su dolencia.

De esta forma, conseguirás soluciones prácticas y tus pequeños recuperarán la sonrisa al eliminar las causas con la atención del profesional idóneo, para realizar el método más efectivo en el menor tiempo posible, controlando la salud oral al acudir periódicamente a la consulta.

En Dentaden contamos con los odontopediatras adecuados. Profesionales que cuidan la boca de tus hijos. Puedes pedir cita completamente gratuita, llamando al teléfono 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click en este enlace.

Dientes de leche. ¿Cómo ayudar a los niños?

Visitar al odontopediatra es imprescindible cuando los bebés presentan los primeros síntomas de erupción de sus dientes de leche, ayudando durante este proceso con las soluciones de nuestros especialistas.

¿Qué son y cuándo empiezan a salir estas piezas dentales?

Desde los seis meses tus pequeños pueden comenzar a sentir molestias ante la aparición de los dientes temporales, conocidos por ser los primeros que salen y permanecer hasta los 10-11 años de edad, cuando caen para dar paso a los definitivos.

El desarrollo puede durar desde los 6 hasta los 24 meses de vida, cuando aparecen los últimos para completar los 20 dientes en total formando la arcada inferior y superior con 10 piezas cada una, compuestas de la siguiente forma:

  • 2 dientes caninos superiores y otros 2 inferiores.
  • 4 molares superiores y 4 más inferiores.
  • 4 incisivos inferiores y 4 superiores.

Esta etapa de crecimiento de tus hijos requiere especial atención durante las distintas etapas de dentición, que se conocen como: decidua, temporal, de leche y primaria.

La formación de estas estructuras dentarias se inicia en el embarazo y aparecen después de los 6 meses de vida de tu bebé, incluso pueden nacer con dientes de leche o tardar más tiempo en erupcionar los primeros hasta los 9 meses.

Recordad que los pequeños pueden iniciar el cambio de sus dientes permanentes hasta los 6 años aproximadamente, considerando cado caso en particular.

Os aconsejamos la visita a nuestra clínica para controlar el proceso de salida en tu bebé y recibir las mejores recomendaciones personalizadas, ayudando en esta etapa a los niños.

¿Cómo afrontar el recambio de estos dientes?

La dentición definitiva se produce desde los 6 años cuando caen los primeros dientes, aunque a veces ocurre que tus niños pueden adelantar este recambio o atrasarse un tiempo más.

Las piezas que comienzan su crecimiento destruyen las raíces temporales para iniciar esta etapa, generando inestabilidad en las estructuras de leche que darán paso a los definitivos al dejar libre el espacio para los nuevos.

El orden normal de los dientes de leche se presenta en determinadas edades:

  • Los incisivos centrales inferiores caen a los 6 años en niños y generalmente a los 5 años en las niñas.
  • Los dientes incisivos centrales superiores cambian a los 7 años.
  • Los cuatro incisivos laterales tanto inferiores como superiores, se caen entre los 7 a 8 años.
  • Los colmillos ubicados en la arcada inferior cambian a los 9 años.
  • Los primeros molares temporales de abajo y arriba comienzan a caerse a los 10 años.
  • Los segundos molares a los 11 años de edad.
  • Los dos colmillos superiores desde los 11 a 12 años.

Molestias y soluciones durante el proceso de erupción

El dolor característico de las encías que presentan tus hijos, encuentra solución en nuestra clínica con las recomendaciones de dentistas, dedicados a mejorar la salud bucal del bebé.

Los primeros signos que detectarás suelen ser:

  • Pérdida de apetito por varios días mientras salen estos primeros dientes, porque los niños no pueden comer debido al dolor en sus encías.
  • Mayor salivación que se observa en la boca al aumentar el babeo del pequeño.
  • Irritabilidad y llanto frecuente.
  • Comienzan a colocarse los puños y manos en su boca para morder, aliviando así las molestias.

Estos ligeros dolores se solucionan siguiendo sencillos consejos de nuestros dentistas sobre los dientes de leche:

  • Utiliza mordedores fríos y colócalos en la nevera para entregar al bebé cuando llora por esta afección.
  • Frota suavemente con una gasa mojada en agua fría las encías del niño/a.
  • Alimenta con productos blandos a tu bebé durante el proceso, siguiendo la dieta del odontopediatra.
  • Consulta con nuestros profesionales.

Ya sabes, estos sencillos pasos aliviarán a tu bebé, y por supuesto visitándonos, obtendrás gratuitamente un análisis personalizado de su boca y dientes. Puedes llamarnos para pedir cita al teléfono 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.