blog

Blog

Buenas razones para visitar al dentista

¿Cuándo debemos visitar al odontólogo? Siempre con regularidad se aconseja la consulta con el dentista para conservar una sonrisa sana y evitar las visitas de forma urgente por problemas bucodentales más graves que afectan la salud de toda la boca y ocasionan enfermedades periodontales.

Revisiones regulares para una sonrisa perfecta

Hoy en día, son muchas las personas que asisten en caso de emergencia a las consultas, algunos por sangrado de encías, dolores de muelas, sensibilidad y otras afecciones más. Pero, ¿cómo evitar estas situaciones urgentes? Con las visitas al profesional cada seis meses que evitarán las complicaciones más habituales y conservarán la dentadura siempre perfecta. Además, disminuye las posibilidades de sufrir distintas enfermedades a largo plazo y normalmente, cuando acudimos a la urgencia las afecciones se encuentran en estado muy avanzado. No debemos visitar al dentista únicamente cuando se perciba un dolor agudo, porque es un error grave que se puede prevenir con un diagnóstico precoz, eliminando los dolorosos síntomas escogiendo con el experto el mejor tratamiento dental que será menos invasivo. ¿Cuándo se convierte en urgente la consulta? Existen distintas señales relacionadas con el sangrado de las encías y las dolencias más severas.

Nuestros odontólogos aconsejan solicitar una cita cuanto antes en caso de observar algunas de las siguientes alteraciones:

  • Cambios notables en las piezas dentales: especialmente ante las variaciones de color en el esmalte que implica una señal inequívoca de caries.
  • Dolor en los dientes: también puede presentarse en las encías por varios motivos que afectan a los dientes y será importante la visita para una profunda exploración.
  • Dolor mandibular: si notas un intenso dolor en la mandíbula por las mañanas acude al profesional, podrías padecer bruxismo y asegurarte de evitar complicaciones como las fracturas.
  • Cambios hormonales: afectan a muchas mujeres deteriorando la salud bucodental, principalmente pacientes con menopausia y embarazadas, por ello, será necesario acudir al dentista para las revisiones periódicas.
  • Problemas al sonreír: otra buena razón para consultar al profesional y mantener una sonrisa sin complejos, mejorando las alteraciones de la estética dental ocasionadas por las manchas, sarro y otras enfermedades bucodentales.

Frecuentemente, surgen otras afecciones importantes que advierten sobre la necesidad de acudir a la consulta, como pueden ser las aftas bucales, llagas o problemas en la lengua, entre muchas otras que detectan los especialistas a tiempo para aplicar el mejor tratamiento.

¿Por qué visitar al dentista periódicamente?

En primer lugar, para evitar las patologías y urgencias que surgen desde temprana edad asistiendo al odontopediatra, desde el primer aniversario cuando coincide con la aparición de las piezas dentales y los más pequeños se familiarizan en esta etapa con el dentista, dejando de lado episodios de odontofobia en otros momentos de la vida. Con las consultas regulares a la clínica dos veces al año, evitamos los distintos problemas dentales que pueden surgir y la efectividad de los tratamientos.

En general, cada paciente que lleva a cabo los métodos de prevención indicados por los profesionales en las citas cada seis meses, puede seguir en el hogar una higiene bucodental efectiva que mejora la sonrisa con una buena rutina de limpieza y ahorrarse más de un disgusto. Y, ¿cómo cepillarse los dientes? Con un procedimiento sencillo después de las comidas, utilizando un cepillo dental adecuado para eliminar los restos de placa bacteriana y sarro. Pero, no sólo eso, porque tenemos la posibilidad de completar el cepillado con diferentes técnicas de limpieza interproximal con enjuague bucal y el uso recomendado del hilo dental. Conviene acudir a la consulta en la clínica dental de confianza para ponerse en buenas manos y conseguir una gran sonrisa, siguiendo tratamientos adaptados a cada necesidad. Si lo deseas puedes pedirnos cita on-line haciendo click aquí o llamándonos al número de teléfono 958 25 00 00. Estaremos encantados de atenderte.