blog

Blog

Me noto un agujero en el diente. ¿Qué hago?

Cuando detectamos un agujero en el diente muchas veces ya lleva bastante tiempo ahí. ¿Qué son esos agujeros y como lo podemos solucionar?

¿Cómo aparece un agujero en el diente?

Los agujeros en los dientes o muelas están originados por la placa bacteriana acumulada. Esta placa o biofilm de nuestra boca fabrica ácidos que pueden destruir nuestros dientes. Perforan el esmalte y consiguen formar pequeños agujeros negros conocidos por todos nosotros como caries dental.

Estos agujeros negros o caries a veces son muy pequeños y resultan ser casi imperceptibles. Generalmente nos damos cuenta de ellos cuando el proceso de caries ya es más avanzado. Por esto mismo es fundamental las revisiones periódicas con nuestro dentista. Detectarlos a tiempo es fundamental para proceder con el tratamiento y con la mayor eficacia.

Nada más notar un agujero en el diente, tenemos que acudir a nuestro dentista. Él actuará rapidamente para empastarlo y desactivar el avance de esa caries dental. Cuanto más tardemos en realizar este tratamiento mayor daño irá recibiendo nuestro diente o muela. Recuerda que los ácidos siguen haciendo su trabajo intentando destruir el esmalte y el interior de nuestra pieza dental.

Ante cualquier hallazgo de un agujero en el diente por pequeño que este sea, en cualquier pieza dental, sea de color negro o blanco, o esté cerca de la encía y sin dolor… no dudes en visitar tu clínica dental cuanto antes para poder diagnosticar y realizar el tratamiento preciso.

Sintomatología para saber si tienes una muela picada:

Lo común es que ese agujero en el diente sea provocado por una caries dental. El tratamiento para solucionarlo es realizar un empaste de composite o si es muy grande una reconstrucción, también con el mismo material.

  • Rotura de pequeños trozos del esmalte dental.
  • Dolor de la pieza dental con el agujero. Este síntoma es muy probable que ya se produzca cuando la caries haya afectado a la raíz.
  • Sensibilidad dental. Con comidas y bebidas calientes y frías.
  • Cambio de color del esmalte en la zona afectada de la pieza dental.
  • Aparición de abscesos en las encías. Pueden aparecer bultos cuando la pieza picada no se ha tratado y existe una infección.
  • Mal olor y mal sabor de boca de forma prolongada.

Tratamiento a efectuar ante una muela picada

Los agujeros pequeños en los dientes o las muelas picadas se tratan con un empaste o reconstrucción de la pieza con composite.

El agujero en el diente o la caries es fundamental detectarlo a tiempo. En caso contrario la caries avanza de tal manera que puede llegar a afectar al nervio y por consiguiente tener que realizar una endodoncia (matar el nervio) y una posterior reconstrucción de la pieza dental.

En muchas ocasiones lo que parece un pequeño agujerito en el diente, puede suponer una gran caries en lo más profundo de este.

Si te exploras en casa y te encuentras un pequeño agujero en un diente/muela, o notas alguno de los síntomas explicados anteriormente, no dudes en ponerte en contacto con tu dentista de confianza. Porque una pieza dental picada cuanto antes se solucione mejor será.

La profundidad y el tamaño del agujero en el diente (caries), determinará el tratamiento a realizar. Si la caries es superficial y poco extendida, bastará con un empaste simple de composite. De lo contrario si es una caries profunda, existe un riesgo mayor de realizar una endodoncia. Cuanto más profunda sea esta, más probabilidad de que afecte a la raíz.

Formas de prevenir la caries

Cuando detectamos una caries en un diente o muela, generalmente el esmalte ya ha sido afectado. De ahí que sea de urgencia adelantarnos a su desarrollo o avance acudiendo a nuestro dentista o clínica dental más cercana.

Una vez empastado y solucionado deberemos de tener en cuenta una serie de cuidados para prevenir y evitar no volver a tener ese problema. Enumeramos:

  • Realizar visitas periódicas al dentista por lo menos de 6 meses a un año como máximo.
  • Cepillarse los dientes como mínimo tres veces al día y después de cada comida. El cepillado antes de ir a dormir es fundamental para dejar limpia la boca durante toda la noche. La placa bacteriana la mantendremos alejada de esta manera.
  • Limpieza interproximal o interdental. Esta limpieza se puede llevar a cabo con cinta o hilo dental para limpiar resto de alimentos y sarro entre los dientes. También podemos utilizar cepillitos interdentales además de colutorios. Otra buena técnica es la irrigación bucal.
  • Cuidemos la alimentación evitando el exceso de azúcares y limitando los productos azucarados o ácidos como los refrescos, zumos, vinos y gaseosas.

El responsable de la caries es el ácido de la placa bacteriana. Ataca al esmalte formando los agujeros y destruyendo las piezas dentales. De ahí que sea muy importante la higiene bucodental para no permitir el avance de esta placa.

Si notas cualquier caries o agujerito en tus dientes, no dudes en acudir a Dentaden. Te atenderemos rápido y aplicaremos el tratamiento necesario para salvarlos.

Puedes pedirnos cita visitándonos en cualquiera de nuestras tres clínicas, llamándonos por teléfono al 958 25 00 00 u on-line haciendo click en este enlace.

Odontología versus Tabaquismo. ¡Cuidemos nuestra boca!

Fumar influye en la sonrisa cambiando el color natural de los dientes y afectando las encías con los hábitos perjudiciales que provoca el tabaquismo.

¿Cuáles son los efectos en la salud oral del tabaquismo?

Todos sabemos que afecta la salud general del organismo, pero durante la adolescencia y la juventud, generalmente se adquiere este vicio que puede durar varios años. Mascar tabaco o fumar son hábitos nocivos, también para la salud bucodental, porque deteriora de forma progresiva los dientes y produce los siguientes efectos con importantes complicaciones:

  • Enfermedades periodontales al favorecer la periodontitis y la gingivitis, cuando se alteran las defensas del sistema inmunológico, destruye los tejidos que actúan como soporte de los dientes y existe la posibilidad de perder las piezas dentales.
  • Estéticos, porque el tabaquismo modifica el color natural de los dientes que adoptan un tono amarillento, alterando la sonrisa y en algunos pacientes, provoca manchas que solo se eliminarán con tratamientos odontológicos específicos.
  • Mal aliento, quizá es el efecto más conocido por ser una consecuencia derivada del tabaco, especialmente cuando no se mantiene una higiene oral adecuada para evitarlo, permaneciendo por más tiempo. Aunque el uso de enjuagues bucales puede ser una solución si contiene flúor, como elemento protector del esmalte dental.

Así mismo, se encuentra entre las causas principales del cáncer oral, según afirman las investigaciones al respecto, porque han detectado el origen de esta patología en el 80% de los casos estudiados por causa del tabaco. Como dato relevante de los problemas que ocasiona el tabaco en la dentadura es importante destacar, que genera retraso en la curación de las heridas o llagas después de las extracciones de dientes y aumenta el riesgo de infecciones, alargando la recuperación en cualquiera de los procedimientos realizados. Sabemos que muchos pacientes fumadores deben mejorar su rutina de control, asistiendo a la consulta para las valoraciones periódicas y potenciar la higiene dental, además de abandonar el tabaco de forma definitiva.

Prevención y pautas contra el cáncer oral

Diversos factores influyen en la aparición de esta enfermedad bucodental grave y el tabaquismo es una causa que puede evitarse con prevención. Comenzando por adquirir hábitos saludables el primer paso será visitar al dentista, cuando se detectan los primeros síntomas y aunque podrían pasar de forma desapercibida o confundirse con la gingivitis la inflamación en la zona de los maxilares, bultos pequeños o irritaciones que no cicatrizan, deben ser diagnosticados por el odontólogo.

La detección temprana de la patología en pacientes con tabaquismo es clave para mejorar el resultado final y siempre se aconseja la biopsia oral. Para una prevención eficaz es fundamental seguir estos consejos:

  • Visitar al dentista dos veces al año como mínimo, ayudará a una detección precoz del cáncer oral.
  • Realizar una higiene oral rutinaria con el cepillado correcto 3 veces al día, usando hilo dental y colutorio contribuye a prevenir las causas en personas fumadoras.
  • Evitar los hábitos de riesgo beneficia esta patología cuando se abandona el consumo de tabaco y el alcohol que son determinantes en el desarrollo de esta afección.
  • Acudir al odontólogo para la revisión de las prótesis, especialmente porque forman parte de los elementos de riesgo y los pacientes que son portadores de prótesis, deben asistir regularmente a la consulta para un seguimiento profesional.

Hoy en día, diferentes tratamientos ofrecen una solución a los problemas causados por el tabaco y permiten evitar los graves riesgos que ocasionan, tanto la prevención como las técnicas aplicadas por el profesional, consiguen mejorar los efectos adversos de estas sustancias en la salud bucodental. ¡Visita a tu dentista periódicamente y evita fumar para garantizar tu bienestar con una gran sonrisa! Puedes consultarnos llamándonos al 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.

¿Cómo cuidar el esmalte dental de tus dientes?

Todos sabemos que los hábitos de alimentación e higiene son fundamentales para cuidar el esmalte dental que se pierde, cuando envejecen las personas.

Claves para evitar el desgaste del esmalte dental

Como resulta evidente, naturalmente se desgasta el blanco original y frente a este problema lo más aconsejable es alejarse de las bebidas y productos nocivos, también puedes optar por restringir su consumo sin privarte de nada.

Sin obsesionarse es posible limitar convenientemente la ingesta y mantener una higiene bucal óptima. Aquí te presentamos una lista negra de los alimentos que representan una amenaza para conservar el blanco de tus dientes.

Si piensas que tu dieta incluye los alimentos que describimos lo mejor será modificar el consumo y evitar las consecuencias desagradables de coloración. Entre los principales debes tener en cuenta los siguientes:

  • Refrescos

Para comenzar, este tipo de bebidas carbonatadas al ser ácidas, contienen elevados niveles de azúcar que se suman a los ácidos y se llevan medalla de honor en nuestra lista. Como supondrás el esmalte dental se erosiona de forma paulatina y desgasta las estructuras.

Ante esta composición, inclusive los jóvenes presentan destrucción esmaltaría prematura en la dentición por ser un cóctel explosivo los refrescos.

Esto se suma al consumo frecuente y mala higiene oral, convirtiéndose en un caldo de cultivo perfecto para formar la placa bacteriana causando patologías de todo tipo. Desde enfermedades periodontales o caries, hasta trastornos cardiovasculares y diabetes son algunos de los efectos que producen si no limitamos estas bebidas.

  • Alimentos Cítricos

Si bien parece lógico que el ácido propio de ciertos productos daña el esmalte dental, será importante evitar el abuso del zumo de limón, por ejemplo, porque cuenta con concentraciones altas este cítrico. En menor medida las naranjas en fruta o zumo son perjudiciales y nuestros profesionales aconsejan regular su consumo.

Debemos tener presente no eliminar su consumo porque son buenos para la salud en general, pero sí reducir la cantidad diaria de estos alimentos. Otros como el vinagre que son procesados, también contiene ácidos en su composición.

  • Dulces

Especialmente los más pegajosos dejan restos entre los dientes y afectan tu esmalte, como: turrón, frutas deshidratadas, chuches, etc.

Recuerda que la exposición a este tipo de dulces con excesivo azúcar, facilitan las caries al perder el esmalte dental si no retiras correctamente durante tu limpieza bucal los restos después de ingerirlos.

  • Caramelos y frutos secos

Como es evidente estos alimentos tienen un doble valor perjudicial por su elevada concentración de azucares y el efecto es superior al chuparlos por determinado tiempo. Tanto partir caramelos con los dientes que podría ocasionar una fractura en las piezas dentarias, como masticarlos es muy negativo.

Sucede lo mismo con frutos secos que no contienen azúcar, pero deberás tener cuidado para masticarlos, especialmente los kikos.

Como podrás comprobar, existen varios enemigos del esmalte: ácidos y azúcar, son los principales. Pero, será sencillo evitar este riesgo presente en los alimentos antes mencionados y consumir en cantidades reducidas las salsas, galletas, pan de molde, zumos artificiales, entre otros.

Todos los productos que contienen azúcar deberían ser erradicados de las dietas o limitado su consumo. Por ello, te aconsejamos que comiences a leer con detenimiento las etiquetas de los alimentos al realizar tus compras, y te llevarás una sorpresa, porque está presente en más artículos de los que supones.

Hoy es el día perfecto para comenzar de forma sencilla a disminuir esta ingesta y visitar a los dentistas de nuestra clínica para evaluar tu caso particular, está en tus manos mantener siempre blanca tu sonrisa.

¡Esperamos tu visita a nuestras clínicas para ayudarte a lucir los dientes más blancos!

Pide tu cita gratuita y sin compromiso alguno, llamando al teléfono 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.