blog

Blog

Ortodoncia infantil en niños y adolescentes

Ortodoncia infantil

Recurrir a la ortodoncia para el crecimiento y la buena alineación de los dientes en edades infantiles es un punto a favor a la hora de obtener mayores posibilidades terapéuticas. Una de las principales razones es por la etapa de desarrollo en la que se encuentran los huesos faciales del niño. De este modo obtenemos una mayor posibilidad de actuar sobre ellos, haciendo que su crecimiento sea guiado a través del ortodoncista mediante la ortodoncia infantil.

En adultos para modificar las estructuras óseas de la cara será necesario acudir a la cirugía ortognática o maxilofacial con la finalidad de mover la mandíbula.

Tengamos en cuenta que los dientes de leche serán reemplazados por piezas dentales definitivas y si el espacio óseo no es el suficiente para albergar dientes de mayor tamaño, nos encontraremos con el problema en la edad adulta de falta de espacio o apiñamiento dental.

De ahí que aprovechemos las edades infantiles para utilizar el mayor y más rápido periodo de crecimiento. Este periodo es perfecto para el tratamiento de ortodoncia infantil. Una etapa y oportunidad estupenda que no debemos dejar pasar para un tratamiento exitoso.

Malos hábitos en niños que se pueden corregir con la ortodoncia

Ciertos niños tienen hábitos típicos de su edad y que impiden el buen desarrollo mandibular. Estos hábitos generan alteraciones en los dientes y mala oclusión con el consiguiente trastorno funcional y estético.

Uno de los hábitos más extendidos en los niños es el de «chuparse el dedo». En principio no debería de tener ninguna otra importancia hasta los seis años de edad aproximadamente, pero es ahí, a partir de esa edad cuando puede provocar una mala oclusión dental el seguir «chupándose el dedo». El paciente en edad adulta puede padecer una «mordida abierta«.

La maloclusión de «mordida abierta» puede también suceder con la deglución atípica. En el momento de tragar, el niño tiende a empujar con la lengua los dientes anteriores hacia adelante, creando una fuerza importante sobre esos dientes, provocando que se separen hacia delante.

Hay niños que también sufren problemas en los maxilares provocado por la respiración oral. Estos niños con esa situación deben de ser vigilados por sus padres para poder identificarlo. Además este tipo de respiración por la boca puede afectar negativamente en el rendimiento diario del niño provocando cansancio y sueño.

La respiración oral está provocada por una obstrucción nasal constante. Por ello el niño se ve obligado a respirar por la boca. El día a día de estos pequeños suele ser incómodo al permanecer constantemente con la boca abierta e incluso por las noches roncar. Estos niños suelen sufrir de otitis y problemas de audición además de tener voces nasales y enuresis durante el sueño. Este tipo de respiración oral impide que se desarrolle bien el maxilar superior, de ahí que cuando este problema sea detectado por los padres, sea necesario acudir al especialista en ortodoncia para valorar y planificar el tipo de tratamiento para su niño.

Factores a tener en cuenta para la ortodoncia infantil

El tratamiento de ortodoncia comienza con una visita al ortodoncista y su correspondiente revisión.

Una vez diagnosticado y estudiado el caso se comenzará con la realización del tratamiento una vez que los dientes definitivos del niño hayan aparecido reemplazando a los de leche, salvo en algunos casos.

La aparición de los dientes definitivos es fundamental para colocar una ortodoncia infantil puesto que este tratamiento se realiza para posicionar correctamente los dientes con el fin de mejorar la estética y salud bucal. Por consiguiente es absurdo comenzar este tratamiento con los dientes de leche.

Todo lo contrario sucede cuando los problemas son de huesos o mandibulares como anteriormente hemos descrito. En este caso debemos iniciar el tratamiento a la mayor brevedad.

Resumiendo, los aparatos de ortodoncia fijos se utilizarán en niños con dientes definitivos estando orientados a la alineación, oclusión y estética de los dientes; y los aparatos removibles serán los empleados en niños con dientes temporales o de leche. Estos últimos corregirán el hueso y los malos hábitos anteriormente descritos durante el crecimiento de los dientes definitivos.

Muy importante por esto anteriormente descrito, acudir al especialista en ortodoncia lo más pronto posible, para diagnosticar precozmente y realizar un tratamiento más seguro y efectivo.

Recordarte que en Dentaden, tu clínica dental en Granada, tenemos a tu disposición un amplio equipo de profesionales. Aconsejamos una revisión anual como mínimo tanto para ti como para tus hijos, además es completamente gratuita.

Pásate ya por una de nuestras tres clínicas o pide cita llamándonos al 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí. Tus hijos te lo agradecerán.

¿Por qué es importante la consulta al odontopediatra?

Cuidar las piezas dentales es esencial a cualquier edad, especialmente en la infancia para un mejor desarrollo, siguiendo los consejos del odontopediatra en la etapa del cambio de dentición.

Visitas regulares al odontopediatra para mantener la salud bucal

Durante los primeros años de vida es importante acudir a la consulta con el profesional, especialmente para facilitar el correcto desarrollo de todos los dientes. Con la finalidad de evitar complicaciones en los bebés, niños, adolescentes y jóvenes es importante conocer las principales claves de este proceso de crecimiento que puede generar, desde caries hasta enfermedades periodontales.

Algunos factores como la prevención oral consiguen mantener una boca sana durante la niñez y potenciar los beneficios para el futuro, donde tienen un papel prioritario la higiene dental y los tratamientos contra las caries que realiza el odontopediatra.

Todos los pequeños deben adquirir en esta etapa hábitos saludables, como la limpieza diaria para solucionar problemas de mordida, gingivitis, espacios interdentales y patologías, hasta la ortodoncia para la corrección de posiciones.

Familiarizar a los peques con la consulta es otro aspecto interesante a tener en cuenta, realizando las primeras visitas con normalidad y evitando los episodios donde los niños comienzan con ansiedad dental.

Visitar al especialista debe ser algo frecuente a partir del primer aniversario y no descuidar las acciones preventivas de cepillado con todas las precauciones, como limpiar las encías del bebé con un paño húmedo luego del almuerzo o cena.

Comentando las dudas con el dentista mejoramos la calidad de los tratamientos y técnicas de limpieza idóneas para cada edad, sin olvidar solicitar la próxima consulta.

Cada seis meses se aconseja visitar al especialista para una revisión de toda la boca y el control de las fases de crecimiento de los dientes, revisando la rutina de higiene oral de los niños y adolescentes hasta introducir en algunos casos el uso de flúor.

Para resolver distintos problemas dentales que pueden surgir a estas edades, nada mejor que conocer el origen, causas y soluciones que es la función del odontopediatra.

Pueden aparecer distintas patologías y entre las habituales encontramos:

  • Traumatismos: implica la pérdida o rotura de las estructuras dentarias por golpes y caídas que necesitarán la restauración o reimplantación de la pieza con la profesionalidad y experiencia del dentista de confianza.
  • Caries: en algunos casos pueden producirse en los bebés y se denominan caries de biberón, fácilmente eliminadas o tratadas para evitar complicaciones, aplicando medidas preventivas. Con el sellado de fisuras, identificación de elementos que favorecen la aparición en la edad preescolar y la educación relacionada con la higiene o nutrición, aportamos grandes beneficios para la salud bucal de los niños.
  • Maloclusión y alteraciones en las posiciones: en la infancia pueden detectarse estas afecciones que encuentran respuesta en la consulta del odontopediatra en la primera exploración y el tratamiento ortodóncico derivado, según las particularidades de cada paciente.
  • Alteraciones congénitas: afectan tanto a la forma, como tamaño de los dientes y requieren la evaluación del profesional para evitar que salgan más dientes o controlar el tamaño.
  • Otras patologías: algunas como la anquilosis producida en una pieza temporal, cuando el diente sufre un traumatismo y se vuelve negro puede corregirse para dar paso a la estructura definitiva.

Finalmente, muchos niños con enfermedades pediátricas que favorecen la aparición de problemas bucodentales, obtienen una respuesta satisfactoria con la visita al especialista.

Diversos procedimientos que se adaptan a los pequeños permiten mantener una boca sana para sonreír siempre y mejorar las relaciones con amigos o compañeros, ayudando a la integración de los menores en la sociedad.

¡Reducir riesgos de patologías en la madurez dependerá del buen mantenimiento odontológico en la infancia! Los odontopediatras de Dentaden estarán encantados de atender a nuestros menores. Pide cita on-line o llama al 958 25 00 00. ¡La primera visita es gratuita!

¿Qué son y cómo prevenir las caries de biberón?

El contenido de azúcares en los líquidos que alimentan a los pequeños ocasiona caries de biberón, pero existen métodos de prevención que evitarán las bacterias y placas.

¿Qué significa en los bebés este tipo de caries?

Desde los refrescos o zumos de fruta, hasta la leche y diferentes bebidas azucaradas, son la principal causa de la formación de placa bacteriana capaz de fijarse alrededor de encías y dientes, especialmente en lactantes. Así, resulta frecuente que el consumo de líquidos azucarados y los ácidos ayuden a cariarse ante este tipo de ataques.

Existen otros alimentos capaces de originar esta enfermedad asociada a la leche materna, jarabes, chupones con productos que se humedecen en miel, etc. Por esta clase de fluidos dulces, aumentan las caries de biberón que se forman durante la noche mientras duerme el bebé.

Prevención para evitar la formación de caries

Nuestros profesionales con amplia experiencia recomiendan algunas pautas que te ayudarán a mantener la salud dental de tu hijo:

  • No permitir que los pequeños se duerman con el biberón de jugo, leche o bebida azucarada.
  • Masajear las encías y zonas de tejido gingival envolviendo en el dedo una gasa húmeda.
  • Limpiar una vez al día las encías del bebé para mejorar la dentición y salud bucodental.

Todas las acciones deben realizarse desde la aparición del primer diente con el objetivo de remover la placa. También, aconsejamos utilizar cepillos suaves para la higiene diaria de los niños y aplicar pasta dental en cantidades similares al tamaño que tiene un guisante.

Como aspecto importante a tener en cuenta los padres deben usar pasta sin flúor, hasta el momento que los hijos aprenden a escupir y luego aplicar en el cepillo dental pasta con flúor. Sin embargo, será importante la visita al odontólogo entre los 6 a 12 meses de edad por primera vez.

Cambios en la dieta para evitar caries de biberón

Los dentistas hacen hincapié en la prevención como método eficiente y solución eficaz de estas enfermedades a temprana edad. Algunas modificaciones que se deben implementar son sencillas para contribuir a mejorar la salud bucal de los niños en desarrollo y entre los cambios principales la alimentación es fundamental para eliminar riesgos de caries de biberón.

Dieta para menores en etapa de dentición:

  • Disminuir el azúcar entre las comidas.
  • Reducir con agua el contenido del líquido del biberón gradualmente, entre 2 a 3 semanas aproximadamente.
  • Prevenir siempre con agua ofreciendo a tu hijo un chupón limpio y según las indicaciones del dentista.
  • Alimentar al niño después del tiempo aconsejado, implica llenar con agua el biberón por ser el único liquido seguro para ayudar en este tipo de prevención.
  • Abandonar el biberón cuando puedan beber directamente de la taza sin adelantarse al momento recomendado, gracias a la succión mejorará el desarrollo de la lengua y todos los músculos faciales.

¿Cuándo preocuparse por estas caries?

En primer lugar, será clave una alimentación adecuada para mejorar la salud de todos los dientes y para ello, recuerda que si alimentas al niño con bebidas que contienen azúcar a la hora de dormir será nocivo. Esto se debe a que las caries de biberón se producen por este motivo, debido a la disminución del flujo de saliva que permanece por más tiempo en los dientes de tu bebé.

Si quieres evitar la extracción de piezas dentales por caries graves consulta con el profesional de confianza, antes de provocar infección o dolor.

Ayuda a mejorar los hábitos alimenticios, dientes torcidos, problemas del habla y mala dentición en el futuro comenzando por la visita al dentista.

¡Los cuidados en la niñez garantizan la salud bucal permanente!

Puedes pedir cita ahora para tu consulta gratuita, llamando al 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.

Diagnóstico y tratamiento de la pulpitis en niños

En odontopediatria la valoración a tiempo del dentista evita el riesgo de pulpitis en muchos niños, que pueden padecer esta patología.

¿Qué es y cómo se diagnostica la pulpa dental?

Muchos pequeños están expuestos a esta enfermedad que requiere una valoración profesional, para conocer el estado pulpar que puede ser más complejo y presentar dificultades cuando la pulpa está enferma.

Generalmente, los niños durante la dentición temporal sufren malestar o dolor y precisan un diagnóstico acertado del especialista. Las características de la pulpa dental que es el tejido blando conectivo, formado por células para mantener la dentina que contiene sustancias intercelulares.

Para realizar una evaluación se considera la zona donde se alojan los vasos sanguíneos, junto a los nervios simpático y sensitivo, exactamente en la zona del orificio apical donde forman la pulpa en el plexo subondotoblástico de Raschkow.

Así, mientras en las piezas dentales temporales de tus hijos no presentan las fibras mielínicas, que se encuentran en los adultos cuando los dientes son permanentes, requieren las revisiones periódicas del dentista.

La actividad neuronal que se genera en estas áreas, define las funciones más importantes para evitar la pulpitis, que son:

  • Reparar los tejidos calcificados ubicados en la zona que rodea los dientes.
  • Mantener en las células la vitalidad.
  • Provocar sensación de dolor por irritación originada en los patrones de actividad neural.

Formas de diagnóstico en niños

En edades tempranas las lesiones de la pulpa son más difíciles de evaluar, porque no se desarrolla totalmente y la comunicación con los niños para conocer los síntomas es más complicada, ocasionando en algunos casos un mal diagnóstico que requiere la profesionalidad y cualificación del odontólogo especialista.

Principalmente, surge la ausencia de síntomas al ser una alteración pulpar que no se percibe, pero está presente la pulpitis al desarrollarse la inflamación y existen tres tipos de dolencias que dan la pauta de esta afección:

  1. Dolor espontáneo: cuando el menor percibe molestias ante determinados estímulos que aparecen y desaparecen de forma generalizada en la zona de la pulpa radicular.
  2. Dolor momentáneo: se aprecia ente los cambios de pH en dirección al estímulo y cuando existen variaciones de temperatura.
  3. Dolor persistente: permanece la sensación aun cuando se elimina el problema y la razón es que la pulpa sigue enferma.

Tratamiento para la pulpitis

Después de las radiografías y exploración que lleva a cabo el odontopediatra, puede implicar la pérdida de espacio y oclusión se aplica entonces el procedimiento adecuado, según el desarrollo de las piezas dentales.

Para ello, el profesional valorará si son dientes temporales o permanentes antes del tratamiento que se diferencia en este aspecto, porque son más agresivos dependiendo de los distintos estados que sufre el paciente en la pulpitis.

Los tratamientos son más convencionales en dentaduras permanentes, pero habitualmente esta afección se manifiesta en tus hijos, cuando sus dientes están inmaduros hasta su desarrollo.

Hoy en día se curan los pulpares con estos procedimientos:

  • Tratamiento endodóntico en los conductos.
  • Pulpotomía con hidróxido de calcio.
  • Recubrimiento indirecto o directo con hidróxido de calcio.

Si este es tu caso, acudir al equipo médico experto en atender las dolencias odontológicas de los niños es lo más conveniente, porque son considerados un grupo social que requiere atención específica.

Por este motivo, cuando necesitan un tratamiento pulpar el diagnóstico acertado, permite resolver el problema evitando el dolor con el tratamiento adecuado a su dolencia.

De esta forma, conseguirás soluciones prácticas y tus pequeños recuperarán la sonrisa al eliminar las causas con la atención del profesional idóneo, para realizar el método más efectivo en el menor tiempo posible, controlando la salud oral al acudir periódicamente a la consulta.

En Dentaden contamos con los odontopediatras adecuados. Profesionales que cuidan la boca de tus hijos. Puedes pedir cita completamente gratuita, llamando al teléfono 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click en este enlace.