blog

Blog

Causas y soluciones del sabor metálico en la boca

La disgeusia o comunmente llamado sabor metálico, es una patología bucal sufrida por algunas personas y se caracteriza por la alteración del sentido del gusto en los alimentos, sintiendo un sabor a óxido o hierro tomando alimentos o no.

Esta patología puede ser pasajera o incluso llegar a volverse crónica. Además puede ser un síntoma que se presente de forma aislada o también ir o estar acompañada de alguna otra sintomatología.

El sabor metálico puede estar causado por muy diversas variantes y en algunas ocasiones es dificil determinar esa causa. Entre las muchas variantes que pueden dar lugar a esta patología oral podemos encontrar las siguientes.

Posibles causas del sabor metálico

  • Medicamentos

Tomar medicamentos puede ser una de las principales razones del sabor metálico en boca. Siempre es recomendable leer los prospectos y analizar sus posibles efectos secundarios. Los medicamentos con mayores posibilidades de variar el sentido del gusto suelen ser los antibióticos orales los colutorios orales como puede ser la clorhexidina. Esto es muy importante saberlo para poder comunicarlo a nuestro odontólogo y así él poder actuar en consecuencia.

  • Placa bacteriana

Otra causa podría ser la acumulación en nuestra cavidad bucal, dientes y encías, de excesivo biofilm o placa bacteriana. Esto nos llevaría a provocar cualquier tipo de enfermedad periodontal como la periodontitis o la gingivitis. Este tipo de enfermedades generalmente desarrolladas por una mala higiene buco dental o falta de cepillado, pueden alterar el sentido del gusto.

  • Patología bucal

El sabor metálico también puede ser debido a una mala salud buco dental. En la propia boca podemos tener la causa de esta alteración del gusto. Si no tenemos un hábito de higiene bucal y nuestras revisiones dentales periódicas, también podemos padecer de disgeusia. El no tener bien curada una patología bucal como pudiera ser un diente infectado desde hace ya tiempo, puede dar lugar a ese mal sabor de boca y ese sabor metálico oral. En este último caso es recomendable acudir cuanto antes a nuestro dentista de confianza para que localice el problema y actúe en consecuencia con el tratamiento más adecuado.

  • Trastorno hormonal

Los trastornos hormonales son otro factor determinante y que pueden dar lugar al sabor metálico en nuestra boca. Sobretodo durante el embarazo, aunque por lo general solo durante los tres primeros meses de gestación.

  • Problema respiratorio

Otro factor a tener en cuenta es en pacientes con problemas respiratorios como causa de la alteración del sentido del sabor. Resfriados, alergias, congestiones, bronquitis, faringitis, etc; pueden dar lugar a un cambio en el sabor de nuestras bocas y por consiguiente a un sabor metálico oral. En estos casos es importante visitar a nuestro médico para que nos indique el tratamiento adecuado; y así poder recuperar nuestro sentido del gusto.

  • Enfermedad sistémica

Para finalizar tenemos que considerar también a los pacientes con enfermedades sistémicas; como la deficiencia de vitaminas, diabetes, insuficiencia renal o cáncer entre otras y sus posibles tratamientos. Todo ello puede cambiar el sentido del gusto y dar lugar a la alteración de nuestro sabor.

En definitiva… para tratar esta patología de sabor metálico, el principal tratamiento indicado es mantener la perfecta higiene bucodental, utilizando el cepillo de dientes tres veces al día durante 2-3 minutos y siempre después de cada comida. Recordando usar el hilo o la cinta dental y un colutorio oral con propiedades antiinflamatorias y sin alcohol. Así podremos eliminar todo el biofilm o placa y los restos de comida que dan origen a las bacterias que pueden causar el mal sabor de boca. También recomendamos tomar zumos o frutas cítricas para la estimulación de las glándulas salivares y así mantener la boca hidratada. Y recuerda caramelos o chicles, sin azúcares, de menta, hierbabuena o regaliz, pueden ser un buen aliado en nuestro óptimo sabor de boca.

Aún así recuerda revisar tu boca acudiendo a tu dentista de confianza. De esta manera tendrás un dignóstico preciso y por consiguiente un tratamiento adecuado.

Consejos para después de una extracción dental

Justo después de una extracción dental es imprescindible seguir unos sencillos pasos para que la zona afectada cure lo mejor y más rápido posible. Para una sanación buena se debe de formar un coágulo de sangre justo en la zona de la extracción. Esto ayudará a su rápida regeneración. A continuación describimos varios consejos.

Pasos a seguir después de una extracción dental:

  • En primer lugar váyase a descansar a su casa durante el resto de día. Evite durante al menos las primeras 12 horas hacer cualquier tipo de ejercicio. Para dormir hágalo tumbado boca arriba manteniendo un poco elevada la cabeza con almohadas o cojines. Durante los siguientes 2-3 días de la intervención, evite cargar objetos pesados.
  • En la mayoría de casos es necesario el uso de un calmante para aliviar las molestias. Un antiinflamatorio es lo más habitual y es recomendable tomarlo desde el primer síntoma de molestia o dolor. No dejar que se asiente el dolor es importante. Por eso mismo hay que actuar sobre la marcha. Si no puede usted tomar este tipo de calmante, consulte con su dentista, él le dará una alternativa. Y recuerde evitar tomar aspirinas ya que estas pastillas están contraindicadas porque dificultan la coagulación y pueden hacer que sangre la zona afectada. Si necesitara un calmante más potente, no dude en consultarlo con su especialista.
  • Esté atento si nota adormecida la parte intervenida después de pasadas 6 horas. En ese caso, póngase en contacto con su dentista.
  • Es normal que recién intervenido sangre la zona. Su dentista debe de explicarle como controlar ese sangrado. En principio basta con utilizar una o unas gasas limpias dobladas presionando suavemente durante 30 minutos. Transcurrido ese tiempo, retirar. Si el sangrado persiste utilice varias gasas limpias impregnadas en suero fisiológico frío, mordiendo suavemente durante 30 minutos. Hay que tener en cuenta que durante el primer día es normal que exista algo de sangrado pero recuerde consultar con su dentista si sangra abundantemente después de pasadas 1 o 2 horas desde la intervención.
  • Utilice enjuagues bucales con un vaso de agua tibia (fría en caso de hemorragia) y una cucharadita de sal durante 4 veces al día. Preferentemente después de las comidas. Y asegúrese de que el agua elimina por completo cualquier rastro de comida en la zona de la extracción. Cuando termine de enjuagarse, no escupa violentamente, recordemos que no debemos de romper el coágulo que se está formando.
  • Es posible también que después de una extracción dental, su dentista la recomiende un colutorio de clorhexidina durante una semana. Esto hará que la zona afectada esté más aséptica.
  • En la higiene diaria, tenga mucho cuidado con no romper el coágulo de sangre al cepillarse los dientes durante los primeros 3 o 4 días. Utilice para limpiar la zona de la extracción gasas limpias húmedas. Si no puede acceder a la zona utilice colutorio con clorhexidina.
  • Durante los primeros días mantenga una dieta blanda, sin bebidas carbonatadas, picantes ni calientes. De esta manera evitará la irritación de la zona.
  • En caso de haberle recetado antibióticos utilícelos de la forma indicada y no abandone el tratamiento.
  • En caso de inflamación, aplique hielo envuelto en un paño de cocina en la zona afectada. Y recuerde siempre mantener la cabeza elevada en la cama.
  • En el caso de la extracción de un cordal (muela del juicio), asegúrese de abrir la boca suavemente de vez en cuando y con mucho cuidado. No abrirla durante tiempo puede provocar una limitación.

Lo que no se debe hacer después de una extracción dental:

  • Ingerir bebidas o comidas muy calientes.
  • No tocar la zona afectada con lengua, dedos u objetos.
  • No escupir, estornudar, sonar la nariz o chupar (beber con pajita). Hay que tener en cuenta que cualquier movimiento de este tipo puede hacer que el coágulo se desprenda. En el caso de estar resfriado o acatarrado, intentar no estornudar ni toser.
  • No fumar y no tomar bebidas alcohólicas.

¿Cuáles son los problemas dentales más comunes?

Desde las enfermedades buco dentales, hasta la falta de higiene que es el factor más importante del desarrollo de patologías, son importantes y debemos conocer los principales problemas dentales para evitarlos, visitando cada seis meses al dentista para una revisión y diagnóstico.

¿Cómo evitarlos y cuáles son los problemas dentales más frecuentes?

Evitar las complicaciones orales resulta más sencillo siguiendo las pautas de la prevención oral y por esta razón es necesario mantener un cepillado diario tres veces por día en las encías y dientes controlando el desarrollo de las bacterias que conllevan varias afecciones. Pero, cepillar los dientes no es la única solución, sino que debemos recurrir a otras técnicas complementarias como el enjuague bucal, la higiene interproximal, el hilo dental, la irrigación bucal y la correcta limpieza lingual para evitar los habituales problemas dentales. Además, es importante acudir al odontólogo ante la presencia de síntomas como el dolor, enrojecimiento de las encías y otras molestias, sin dejar de lado las revisiones cada seis meses.

Os dejamos una breve explicación de las complicaciones más comunes que resolvemos con éxito en nuestras clínicas:

  • Caries dentales: Afecta tanto a niños, como adultos y destruyen progresivamente los tejidos internos, encontrándose su origen en los ácidos que provocan la pérdida del esmalte de los dientes. Esta enfermedad bucodental puede ocasionar en sus fases avanzadas la extracción de la pieza dental y para evitarlo es imprescindible la prevención basada en un buen cepillado, eliminando los productos con azúcar y visitando al especialista con periodicidad.
  • Periodontitis: Surge cuando no se diagnostica a tiempo esta afección y en pacientes con gingivitis mal tratada, provocando la movilidad de los dientes y el mal aliento. Destruye lentamente los soportes de los dientes cuando la infección se encuentra en estados avanzados y puede ser más grave, aunque detectada en los controles regulares el dentista preserva la salud bucal.
  • Gingivitis: Es otro de los problemas dentales que afecta a muchas personas por la acumulación de placa bacteriana y encías, además de sus síntomas que son el sangrado, inflamación y enrojecimiento, siempre con un proceso reversible si se consulta a tiempo para evitar que se produzca la periodontitis.
  • Llagas: Que son habituales junto con las aftas y otras irritaciones que surgen por estrés o falta de higiene que alterna las funciones vitales como beber y comer, provocando molestias por causa de las llagas que pueden desaparecer después de varios días.
  • Dolor de muelas: Aparece de repente y cambia por completo las rutinas de quienes lo padecen, hasta desarrollar infecciones por distintas causas que deberá valorar el odontólogo.
  • Bruxismo: Este hábito sucede mientras dormimos al apretar los dientes con fuerza y aunque difícil de detectar puede complicarse con las roturas dentales o cefaleas. Para reducir las causas principales y evitar estos problemas dentales, acudir a la consulta es el primer paso para impedir el rechinar de dientes.
  • Manchas dentales: Son superficiales en la mayoría de los casos y aparecen en la zona superficial de las piezas dentales oscureciendo el tono natural, pero son fáciles de eliminar con el blanqueamiento dental y la limpieza profesional que recupera rápidamente la sonrisa.
  • Halitosis: Procede de la cavidad oral el mal aliento que se intensifica a primeras horas de la mañana, afectando las relaciones personales hasta encontrar solución en la limpieza de la lengua y el uso de colutorios o enjuagues bucales.
  • Rotura dental: Si bien pueden ser totales o parciales, será preciso acudir al dentista para considerar el mejor tratamiento de restauración estético y funcional del diente.
  • Dientes sensibles: Cuando el paciente experimenta sensación de dolor ante los estímulos fríos o calientes y si persiste se elimina consultando con el profesional de confianza.

Así que ya sabes… toca cuidarse los dientes y boca todos los días. 😉

Beneficios de la limpieza dental profesional

Consultar con el odontólogo de confianza es fundamental para mantener la funcionalidad y estética de todas las estructuras, optando por los beneficios de una limpieza dental profunda realizada por el experto.

¿Por qué se recomienda la limpieza dental en la consulta?

En primer lugar, ayuda a remover los restos de bacterias y sarro que deterioran la salud oral, además debe mantenerse una rutina diaria como método preventivo altamente eficaz después de la limpieza profesional.

Si no evitamos el endurecimiento de estos restos que se producen con el paso del tiempo, solamente lograremos la formación del sarro que es una película antiestética y pegajosa.

Mantener siempre radiantes y blancos los dientes con la limpieza dental, mejora las expectativas de salud bucal, ante el desgaste de las estructuras.

Conseguir una boca sana depende del método especializado que aplican los odontólogos con el instrumental adecuado, durante el tratamiento de higiene profunda que se aconseja una vez al año y en algunos pacientes según las circunstancias particulares.

Muchas personas suponen que es un proceso invasivo y buscan evitar la higiene oral por miedo al dolor, también debido a las situaciones de ansiedad.

Pero, ¿cómo se lleva a cabo la limpieza en la consulta? Generalmente, cuando visitamos al dentista para una revisión se aconseja una limpieza profunda y someterse a este procedimiento indoloro requiere una cita previa con el higienista dental.

En una sesión única es posible eliminar, tanto las bacterias, como el sarro de los espacios interdentales y los surcos gingivales. Tras la higiene los resultados son inmediatos, mejorando notablemente el aspecto visual y estético.

Conviene tener en cuenta que en algunos casos puede condicionarse a la sensibilidad dental el proceso de limpieza dental, aunque se observa en pacientes con dientes sensibles que tenían este problema antes de la higiene.

Principales beneficios y resultados

Reforzando con la rutina diaria del cepillado dental para prolongar en el tiempo el efecto de este tratamiento las ventajas son importantes, conviene destacar los más relevantes:

  • Prevención
    Desarrollar distintas patologías odontológicas depende de la buena prevención que evitará afecciones orales y para conseguir el objetivo nada mejor que una higiene para eliminar restos incrustados en las superficies, encías y dientes, recuperando así la sonrisa en una sesión.

Muchos dentistas aconsejan cada seis meses asistir a la consulta para favorecer y prevenir contra el endurecimiento del sarro, tanto la gingivitis como las caries, mal aliento y otras enfermedades dentales más graves.

  • Estética
    Ante la aparición de manchas en las piezas es frecuente acudir a la cita para una limpieza dental profesional con garantía y todos los cuidados necesarios, frente a los alimentos dañinos para el esmalte, como vino, café y arándanos, entre los principales para mantener siempre sanos los dientes, además de blancos y radiantes.

Todos los riesgos de acumulación de bacterias conllevan como efectos principales la pérdida de funcionalidad y otras complicaciones orales de mayor importancia, reduciéndose considerablemente con las técnicas de limpieza y materiales avanzados que utilizan los profesionales.

Conseguir una sonrisa perfecta requiere los cuidados mínimos en el domicilio con la higiene diaria y el control de las patologías en la consulta del especialista de confianza.

Dientes sanos, funcionales y estéticos son posibles con el control periódico, limpieza profunda, tratamientos odontológicos y cuidado personalizado de cada paciente, utilizando el instrumental más moderno.

Con estos beneficios prolongamos la calidad de los procedimientos realizados, mejoramos la apariencia de toda la dentadura y protegemos el esmalte ante los riesgos que supone la placa bacteriana para las piezas dentales.

¡Nuevas técnicas de higiene practicadas por el profesional de confianza, demuestran la efectividad de este sencillo tratamiento que no implica dolor al paciente! Puedes pedir tu cita previa llamando al 958 25 00 00 u on-line haciendo click aquí.

Ventajas del colutorio diario después del cepillado

Limpiar profundamente los espacios difíciles de la cavidad bucal es la finalidad del colutorio, principalmente utilizando el producto después del cepillado.

Claves para optar por el enjuague bucal -colutorio- todos los días

Para eliminar totalmente las bacterias que se acumulan es insuficiente el uso diario del cepillo dental y dentífrico, porque los filamentos no alcanzan los rincones más complicados de la boca, tampoco eliminan totalmente los restos localizados en las encías y dientes.

Recuperar la belleza de los dientes dependerá del colutorio utilizado todos los días después de la limpieza y para conseguirlo, nada mejor que realizar esta técnica básica en la rutina de higiene interproximal.

Será preciso centrar el cepillado en los espacios con mayor dificultad y en la línea de las encías donde se aplica el cepillo, enjuagando a diario la solución. Por todo ello, usamos con frecuencia el enjuague bucal y algunas de las principales razones para seguir esta costumbre diariamente, son entre otras:

  • Fortalecimiento de las encías

Protección total ofrece el flúor que contiene en la actualidad esta solución necesaria para prevenir las caries. Gracias a este mineral se cumple el papel preventivo que evita la erosión dental y los ácidos, aportando seguridad a las piezas.

  • Prevención de caries

Eliminar los restos de alimentos y bacterias acumuladas, implica en general llegar a todos los rincones con el objetivo de prevenir la formación de caries y sarro. Será imprescindible el uso del colutorio que por ser líquido mejora los niveles de prevención oral.

  • Dientes siempre radiantes

Realizando la higiene con el enjuague bucal en todos los cepillados diarios es posible remover las bacterias, retrasando la pérdida de color y el desgaste normal de la dentadura. Potencia el brillo de los dientes para una sonrisa blanca y radiante.

  • Elimina el mal aliento

Favorecer las condiciones bucales generales es otro aspecto esencial del enjuague y así se conserva por más tiempo un aliento fresco, cuando no existen bacterias en la boca que son las causantes del mal aliento, utilizando enjuagues antibacterianos.

Tips para una limpieza bucal perfecta

Llevar a cabo un uso adecuado del colutorio requiere seguir algunas pautas importantes que recomiendan los profesionales con experiencia.

Después del cepillado diario las diversas indicaciones, incluyen realizar un enjuague de aproximadamente 1 minuto para eliminar los restos y llegar a las zonas de máxima dificultad para acceder de modo efectivo.

Surgen algunas dudas entre los pacientes y están relacionadas con la cantidad de veces que se debe enjuagar durante la jornada, siendo aconsejable no abusar de esta solución líquida y desarrollar esta técnica como mínimo una vez al día.

Como característica destacada algunos dentistas indican el uso por la mañana, posteriormente al primer cepillado para mantener un aliento ideal a primera hora.

Desde los primeros años se puede aplicar el enjuague bucal, introduciendo esta metodología en la higiene como elemento complementario en el momento de cepillarse los dientes. Existen productos con varios sabores suaves y flúor para los niños que se pueden escoger en el mercado.

En personas con sensibilidad dental se recomiendan soluciones con menos grado de agresividad, aunque generalmente este inconveniente debe consultarse al odontólogo, quien resolverá en cada caso el tipo de enjuague bucal que mejor se adapta a las características del paciente.

Ante situaciones que implican un estudio minucioso para alcanzar el mejor resultado, contactar con expertos en higiene bucal es una alternativa ideal que aporta protección a toda la dentadura.

Crear una barrera contra el sarro y la paca bacteriana exige un nivel de limpieza profunda a diario, utilizando este elemento clave como método de prevención. ¡Aprovecha las ventajas del enjuague bucal diario y mejora tu sonrisa!

¿Cómo solucionar el mal aliento?

El problema de halitosis en la población alcanza más del 30% y encuentra solución en nuestra consulta con los mejores consejos para evitar tu mal aliento.

¿Cómo tratar la halitosis de la boca?

El primer aspecto a considerar es el hermetismo que existe sobre este tema, debido a que muchas personas no se atreven a revelar principalmente a quienes presentan esta patología. La forma correcta de tratamiento incluye modificar los malos hábitos y conductas que originan afecciones en la cavidad bucal, según revelan recientes investigaciones epidemiológicas en el 85 % de los pacientes.

Resolver la halitosis es posible siguiendo las recomendaciones, acudiendo a las consultas de nuestros dentistas para mejorar rápidamente el mal aliento.

Definido como el olor más desagradable que procede de la boca, también resulta casi ofensivo para otras personas con las cuales nos relacionamos. Localizado normalmente por distintos motivos los más comunes, son:

  • Caries
  • Infecciones bucodentales, como periodontitis.
  • Higiene oral insuficiente.

Este problema social en un alto índice de la población se produce por los compuestos volátiles, generados por el disulfuro de dimetilo, metilmercaptano, sulfuro y sulfuro de hidrógeno. Las bacterias que contiene tu boca ocasionan estas sustancias, tanto en la lengua como en el resto de la cavidad ocasionando gingivitis, bolsas periodontales y otras dolencias.

Las encías inflamadas también son causa de halitosis debido a los gérmenes y bacterias que son productoras directas de sulfuros.

Otros focos de mal olor son la falta de limpieza y la lengua donde se aloja una película creada en la zona superior, que podrás eliminar con raspadores linguales y cepillados dentales diario tres veces por día.

Causas y consejos profesionales

Visitando nuestra clínica los expertos odontólogos os aconsejarán los mejores tratamientos y desarrollarán las técnicas adaptadas a tus necesidades, descartando en primer lugar que el problema no proviene de medicación o distintas patologías bucales.

Las revisiones periódicas y evaluaciones de nuestros dentistas, consiguen prevenir este tipo de afecciones, analizando tu historia clínica para detectar las causas relacionadas, como:

  • Malos hábitos de higiene dental.
  • Enfermedades de estómago, pulmones, riñones o páncreas, entre las principales que ocasionan mal aliento.
  • Afecciones de tipo respiratorio como: sinusitis, amigdalitis, alergias, etc.
  • Dietas con excesivo consumo de té o café y frecuencia en las comidas diarias.
  • Consumo de drogas, alcohol y tabaco.

Las infecciones bucodentales detectadas a tiempo por nuestro equipo de odontólogos, facilitan el resultado satisfactorio de los tratamientos en las diferentes enfermedades orales mencionadas.

Desde la sustitución de empastes de amalgamas antiguas que contribuyen a retener los restos alimenticios, hasta los métodos de prevención ofrecen una respuesta a tu problema de halitosis.

Los consejos más relevantes para mejorar el mal aliento son:

  • Prescripción profesional del colutorio y pasta dental que se adaptarán a tus necesidades, aumentando la eficacia de la limpieza oral que realizas habitualmente.
  • Disminuir la ingesta de alimentos con proteínas en tu dieta para eliminar el olor desagradable de tu boca.
  • Adquirir hábitos de higiene oral correctos utilizando seda dental, cepillos con cerdas suaves y pastas dentífricas adecuadas para reducir la presencia de bacterias.
  • Consultar con nuestros dentistas periódicamente para prevenir las causas que originan esta patología.

Recuperar la salud de tu boca es imprescindible para favorecer el buen estado de tus dientes, procurando mejores condiciones de limpieza profunda y los tratamientos apropiados en caso de caries, gingivitis, etc.

Restaurando las piezas dentales dañadas y diagnosticando a tiempo otras enfermedades bucales, evitarás el riesgo de sufrir este problema tan frecuente que tiene fácil solución.

En definitiva, nada mejor que tomar nota de estas advertencias y solicitar cita ante cualquier duda con nuestros especialistas, llamando al 958 25 00 00 u on-line haciendo click en este enlace, para comprobar las soluciones disponibles en tu caso particular.

Hábitos recomendados para la higiene en prótesis dentales

La funcionalidad, estética, mantenimiento y conservación, implican seguir determinados hábitos diarios que incluyen la higiene en prótesis dentales.

Características de la limpieza bucal

El buen estado de estos aparatos te garantiza las funciones del habla y una correcta masticación, recuperando prácticas muy rápidas así como sencillas de ejecutar en tu hogar.

Este recurso que puede ser removible o de fijación permanente, se adecúa a las necesidades de muchos pacientes quienes reconocen las ventajas de estas prótesis. Durante los primeros días se requiere un proceso de adaptación por ser un tratamiento delicado, hasta que te acostumbras a llevar una buena higiene en prótesis dentales.

Desde la pérdida de las estructuras dentales naturales y la colocación el tratamiento que realiza tu dentista es personalizado, porque cada persona tiene diferentes características y necesita recuperar la fortaleza en dientes, hueso y encías. También puede suceder que se presentan complicaciones como lesiones en los tejidos, porque se desplaza esta dentadura postiza o no encaja correctamente en los espacios.

Todos los tratamientos para ser efectivos tienen que contar con una higiene bucal específica, evitando dolor durante el habla y en el momento de masticar los alimentos.

Prolongar la duración dependerá de la higiene que realizas a diario, siguiendo las recomendaciones de tu especialista y acudiendo de forma periódica a las revisiones para los ajustes correspondientes, según tus necesidades particulares.

Realizando una limpieza correcta cuidas la prótesis y aumentas las alternativas de funcionalidad.

Consejos para mantener limpia la prótesis

Evitar las enfermedades por bacterias, infecciones, sarro y halitosis, requiere una correcta higiene en prótesis dentales según el tipo de aparato, siguiendo estas pautas:

  • Retira antes del descanso nocturno la prótesis, aliviando en las encías la presión durante el sueño.
  • Utiliza los cepillos dentales recomendados por el profesional, generalmente con suaves filamentos para tu cepillado en la prótesis y los márgenes.
  • Elimina las bacterias, restos de tabaco, café o té con los comprimidos recomendados sin dañar la estructura dental postiza.
  • Evitar el uso de blanqueadores con productos nocivos.
  • No laves con agua hirviendo.
  • Retira diariamente los adhesivos y usa solamente los indicados por el odontólogo.
  • Realiza la rutina de higiene todos los días para obtener excelentes resultados.

La importancia del papel de estas dentaduras removibles en la odontología, se debe al avance de los materiales utilizados durante su elaboración a medida. Este método sustituto de tus piezas dentarias, no puede ser eficaz sin la higiene en prótesis dentales que realizas en tu hogar.

Estética y funcionalidad identifican este tratamiento que debe mantener los principales hábitos de limpieza oral, para conseguir la total eliminación de las bacterias y contribuir a mejorar los riesgos de inflamaciones, que pueden producirse por una mala higiene bucal.

La ausencia de estos cuidados básicos, también puede ocasionar hongos por un cepillado incorrecto y el uso de limpiadores abrasivos cuando se quitan de la boca para su higiene.

Otro aspecto importante que no puedes olvidar son los adhesivos y la función que cumplen en la estabilidad de tu prótesis, porque se convierten en una herramienta perfecta para no acumular bacterias debajo de la dentadura postiza.

Los cuidados en el uso de adhesivos son necesarios para mantener la fijación, retirando y comprobando que no existen restos alimenticios, que obstaculicen el normal desarrollo de las funciones elementales.

Normalmente los dentistas cuando comenzamos el tratamiento aconsejamos todas las medidas y cuidados, destacando la importancia de crear hábitos en tu situación concreta, para mejorar tu experiencia en el uso de esta herramienta de sustitución de los dientes naturales.

Un especialista de Dentaden estudiará con detenimiento tu caso en nuestra clínica y te indicará las acciones necesarias para mantener impecable tu prótesis. Puedes pedir cita previa llamándonos al 958 25 00 00 o bien on-line haciendo click aquí.