¿Qué son y cómo se tratan los Tonsilolitos?

Las molestias en la garganta pueden convertirse en problemas más graves, si no recibes atención odontológica adecuada para tratar los Tonsilolitos.

¿Qué son y por qué se producen los Tonsilolitos?

Las calcificaciones formadas en la zona interna del cuello llamadas también piedras en la amígdala, provocan molestias en algunos pacientes, mientras otros no perciben ningún dolor.

Los Tonsilolitos son poco conocidos y se descubren durante la revisión, cuando acudes al dentista para solucionar problemas de halitosis o mal aliento, debido al desprendimiento de alguna partícula sólida alojada en la garganta. Esta zona del cuerpo al ser muy sensible puede indicar otros problemas de mayor gravedad, que no debes dejar de consultar a tu dentista.

Ante cualquier sensación o molestia en esta zona, lo correcto será acudir a la evaluación médica con el profesional, para descartar otras patologías conectadas con estos síntomas.

El dolor tiene solución en los tratamientos aplicados por el odontólogo, porque estas calcificaciones producidas por células muertas, bacterias, restos de alimentos o moco nasal en la región orofaringe ahora tienen solución. En la garganta estos microorganismos se acumulan por encontrar el espacio y clima perfecto, donde no llega tu cepillo dental.

Las personas adultas pueden presentar estas acumulaciones bacterianas en tamaños reducidos, aunque existen casos poco frecuentes de Tonsilolitos que alcanzan los 2,5 centímetros.

Situados en una zona visible los puedes apreciar a través del espejo, no son graves, tampoco dolorosos pero en ocasiones molestos por sus características.

Estas pequeñas bolitas de tonalidades amarillentas y blancas se expulsan al toser en algunas personas, pero en ocasiones tienen relación con otras afecciones como dificultades para tragar, infecciones en oídos y amígdalas, etc.

Tratamientos y métodos eficaces

Evitar la aparición de estas calcificaciones es muy sencillo, porque se detectan en las revisiones que efectúas al dentista cada seis meses. Los remedios caseros no son tan efectivos como el cepillado de dientes, cuando lo realizas tres veces al día durante dos minutos y la visita al odontólogo.

La higiene oral adecuada es el primer tratamiento recomendado en la clínica para eliminar las bacterias, que se acumulan en la lengua y causan estos microorganismos en tu garganta, además el uso de seda, irrigador bucal y limpiadores linguales te ayudarán en la limpieza bucodental.

Las cirugías se llevan a cabo en casos graves por expertos profesionales con cualificación, previa higiene con enjuagues bucales y eliminando estas piedras con modernos aparatos de odontología.

En adultos con problemas de extrema gravedad se puede dar el caso de necesitar que las amígdalas sean extirpadas, evitando mayores complicaciones surgidas por motivos postoperatorios.

El primer método para eliminar la presencia de Tonsilolitos es usar enjuagues bucales, recomendados por el profesional en procesos leves. Cuando no se resuelven con esta técnica, otras opciones pueden ser la ablación con láser (criptolisis) y tunelización amigdalar mediante el uso de radiofrecuencia.

Procedimientos que requieren anestesia local y la experta intervención del odontólogo, quien brindará soluciones al desagradable problema en el interior del cuello, evitando afectar con los tratamientos la delicada zona donde se producen.

En ocasiones la halitosis provocada por estas bacterias afecta las relaciones familiares, laborales o personales, hasta llegar inclusive a la pérdida de confianza del paciente.

Nuestros profesionales te ayudan a evitar problemas y descubrir el origen del mal aliento causado por una higiene oral deficiente, neutralizando estas piedras con el tratamiento adaptado a tus condiciones y la eliminación de las placas.

Visitando al especialista evitarás la presencia de estas calcificaciones y otros inconvenientes, consultando a tiempo las causas para aplicar el procedimiento según tu caso particular. Descubre el origen de tus molestias con dentistas altamente cualificados y realizando revisiones frecuentes.