Implante dental en niños. ¿Edad mínima?

Generalmente los padres no reparan en cual es la edad mínima para poder colocar un implante dental en niños.

Esto es debido por lo general a que cualquier pérdida dental por parte de un niño, en edades en las que aún están con los dientes de leche, resulta ser irrelevante.

Pues bien. A pesar de todo, esto no es así, y la pérdida de un diente temporal en un niño, puede acarrear futuras consecuencias muy negativas para la correcta alinaeción de los dientes en la dentición definitiva de la persona.

A veces tampoco damos importancia a la perdida dental por parte de un niño. Esto sucede porque creemos que es un diente de leche (temporal). Cuando en muchos casos en realidad se trata de la pérdida de un diente permanente. En estos casos el problema se agrava debido a los futuros problemas de alineación que podrá tener con total seguridad y a la pérdida de una pieza dental definitiva e importantísima en la formación definitiva de la boca y piezas dentales de ese paciente.

Los niños pueden perder uno o varios dientes por diversas causas o motivos. Los más generalizados son provocados por las caries extensas y por traumatismos. De ambos nos vamos a encargar ahora de explicarlo.

Cuando colocar un implante dental en niños

Pérdida de uno o varios dientes por caries extensa

Estas pérdidas dentales se suelen pasar más por alto cuando el niño pierde el diente de leche debido a una caries extensa.

Un porcentaje muy alto de padres tiene la falsa creencia de que cuidar los dientes temporales no es necesario debido a que estos terminarán por caerse para dar paso a los definitivos. Y nunca más lejos de la realidad no solo es muy importante cuidarlos, puesto que debajo de esos dientes se están formando los futuros dientes permanentes, sino que también tiene un componente educativo y psicológico en el niño fundamental.

A los niños debemos de educarlos y acostumbrarlos a cuidar de sus dientes. Al igual que lo hacemos con su educación, aseo diario, desayunar, ir al cole… Desde pequeño este tipo de actos como lavarse los dientes tres veces al día después de cada comida, visitar al dentista para revisiones periódicas, etc, hará en él que le parezca un acto normal y por supuesto saludable para cuidar su boca día a día.

Debemos de hacer de las visitas al dentista un hecho natural y que no parezca nada extraordinario en nuestras vidas. De este modo, la futura buena salud bucal de nuestros hijos estará mucho más garantizada cuando sean adultos.

Los padres deben saber las consecuencias negativas que traerá la pérdida de un diente temporal en la alineación de los dientes para la futura formación dentaria definitiva. De ahí que se deba reemplazar el diente perdido cuanto antes.

Por lo general los dientes perdidos en niños por extensas caries suelen ser los molares. Deberemos analizar si es un molar de leche o definitivo para actuar en consecuencia. En el caso de ser un molar temporal o de leche el dentista valorará el estado de formación del diente definitivo. Si en esta valoración todo indica que la erupción de este diente definitivo va a ser en breve lo más seguro es que el profesional odontólogo no realice tratamiento alguno; pero si se trata de un diente que aún le queda tiempo por erupcionar, al estar en una fase inmadura de formación, entonces este espacio deberá ser reemplazado por un «mantenedor de espacio» para salvaguardar este «hueco» mientras se forma y erupciona el diente definitivo.

Si lo que se ha perdido ha sido un diente permanente, habrá que valorar la estética, posición de este diente y edad del paciente. En el caso estético en la parte anterior de la boca, deberemos solucionarlo con un diente provisional, hasta poder realizar el tratamiento definitivo de la zona afectada. Si hablamos que la perdida es de la parte posterior de la boca (muela), habrá que valorar la fase de erupción y ver si ese «hueco» podrá ser cerrado por otros molares en crecimiento y por supuesto guiado con la ayuda de aparatos de ortopedia infantil y/o aparatos de ortodoncia.

Pérdida de uno o varios dientes por un traumatismo

La pérdida de uno o más dientes o avulsión dental (desalojo completo de un diente del alveolo) es una de las consecuencias tras sufrir una caida o fuerte golpe un niño o adolescente.

Cuando sucede un traumatismo de este modo, lo mejor sería reimplantar ese diente lo más rápido posible. En el caso de no encontrar el diente o no poderse reimplantar por diversos motivos, éste «hueco» es necesario con urgencia rellenarlo de alguna manera. Así evitaremos futuros males mayores en la boca del niño.

Además debemos tener en cuenta, independientemente de que el diente haya sido avulsionado o no, que el traumatismo haya podido tener otros posibles dientes afectados por ese mismo golpe. Aunque a simple vista y aparentemente no aparezca nada más afectado en la boca.

Así pues tendremos que llevar a nuestro hijo rápidamente al dentista. Para que valore y evalúe posibles fracturas óseas o cualquier otras consecuencias derivadas de la caida, para poner remedio cuanto antes. La salud bucodental del niño está en nuestras manos y en lo que hagamos por él.

Reponer definitivamente un diente perdido en niños y adolescentes

Como en adultos, la mejor opción para reponer piezas dentales definitivamente, es el tratamiento del implante dental en niños. En los casos en los que no se puede sustituir por otro diente en erupción o en zonas anteriores de nuestra boca, deberemos pensar en este tipo de tratamiento. Aunque habrá que esperar a que la boca del paciente no esté en crecimiento.

La gran diferencia del tratamiento de implante dental en niños con respecto a los adultos es que una vez puesto el implante en el hueso, este al ser un material inerte, no tiene la capacidad de adaptarse al crecimiento del hueso como las raíces de los dientes naturales. Por esto mismo, lo ideal es esperar a que finalice el crecimiento del niño para colocarlos con garantía de éxito.

Generalmente lo ideal para realizar un tratamiento de implante dental es esperar a los 20-25 años de edad. Así nos aseguraremos no tener que hacer futuras cirugías invasivas para solucionar fallos en la ubicación del implante por el crecimiento del paciente.

Cualquier duda ya sabes que nos tienes a tu disposición. Puedes localizarnos en cualquiera de nuestras 3 clínicas en Granada capital o bien llamándonos al 958 25 00 00 u on-line haciendo click aquí. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *